El campo se declaró en ALERTA

El sector activó las alarmas tras los anuncios y las posturas adoptadas por el Gobierno.
rafaela-biazi-470405-unsplash.jpg
10 Years Experiences

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Las entidades representativas del agro, canalizadas en la Mesa de Enlace, activaron las alarmas tras los diferentes anuncios del Gobierno, prestando especial atención a aquellos relacionados con la exportación de carnes. A su vez, reiteraron el pedido de audiencia con funcionarios del oficialismo.

El disparador del conflicto es un decreto del Gobierno que se asimila a la creación de los ROE del 2008 (Registros de Operaciones de Exportación). “Con la experiencia vivida en el pasado, estamos convencidos de que la reaparición de estos controles redundantes y burocráticos al comercio agropecuario, solo generarán la caída de la producción y el arribo de operaciones encubiertas, tal como sucedió con las producciones de trigo, maíz y carnes”, señalaron.

“No sólo no hubo respuestas de parte de los funcionarios sino que, contradiciendo su compromiso una vez más, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial de hoy la puesta en marcha de una nueva Declaración Jurada de Operaciones de Exportaciones de Carne (DJEC)”, señalan desde las entidades. “Esta medida recuerda a los nefastos ROE, por medio de los cuales se restringían y direccionaban discrecionalmente las exportaciones de bienes de origen agropecuario, y causaron un daño irreparable a la producción. Asimismo, en el día de ayer también se publicó la Resolución 60, que establece una serie de resoluciones y cumplimientos para quienes deseen exportar”, agregaron.

Alberto Fernández prometió dialogar con el sector antes de tomar medidas de alto impacto. Sin embargo, actualmente, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, esquiva la reunión que el campo propone, por ello, las diferentes entidades mostraron preocupación.

En este marco, resaltan las declaraciones de el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotoo, el cual señaló que “el intervencionismo erosiona la confianza. Medidas como éstas irritan por su burocracia y discrecionalidad política”. También, en un tono más claro y confortativo, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, mencionó que “es increíble como nuestros funcionarios no aprendan de los errores del pasado y vuelven a cometerlos una y otra vez. Es grave, además, porque muestra que no nos escuchan y que no tienen ninguna voluntad de diálogo. Una medida nefasta por donde se la mire”.


Rafael Garduño

Jefe de Redacción rgarduno@data24.com.ar

Search

Unite a nuestro grupo de Telegram, donde te compartimos las noticias más importantes.

DÓLAR EN ALERTA | Peligro de hiperinflación “si el Congreso no avala el cambio de rumbo que votó la mayoría”

Un informe de la Fundación Libertad y Progreso, en base a estadísticas oficiales, señala que el continuo aumento de la brecha cambiaria deja al tipo de cambio financiero, Contado con Liquidación (CCL en adelante), en niveles reales semejantes a febrero de 1989, seis meses antes del primer pico hiperinflacionario y del valor dicho dólar en agosto del mismo año. Según los especialistas, las razones del aumento en la actualidad tienen que ver con las dudas sobre la posibilidad de un cambio de rumbo que votó la mayoría de la gente, de parte de un sector del arco opositor al proyecto de Ley que propuso el Poder Ejecutivo.

Entre las primeras medidas del actual gobierno, se destacó el salto del tipo de cambio oficial de 118%, que generó una drástica caída de la brecha desde el 182% inicial hasta un 8% a finales de diciembre. A buena parte de los analistas les llamó la atención que no subieran los dólares paralelos, pero fue un claro indicador de la confianza que se tenía entonces sobre que habría un cambio de rumbo. Sin embargo, este cambio de rumbo se fue diluyendo en las últimas semanas. La brecha superó el 50% y el CCL se incrementó 30% desde el inicio del mandato, alcanzando un nuevo récord nominal.

Medido en términos reales, el tipo de cambio financiero se mantiene en niveles similares a la previa de la hiperinflación
Medido en términos reales, el tipo de cambio financiero se mantiene en niveles similares a la previa de la hiperinflación

Ahora bien, medido en términos reales, es decir ajustado tanto por la inflación local como la de Estados Unidos, el valor del dólar expresado en pesos continúa en valores históricamente altos. Estos datos sólo pueden encontrarse antes o después de alguna de las tres hiperinflaciones que tuvo Argentina. Como aún no nos encontramos en un estallido hiperinflacionario, los analistas señalan que es necesario prestar atención a períodos anteriores. En los meses previos a la hiperinflación de 1989, el tipo de cambio financiero saltó desde $636 en enero a $2.274 durante junio, en valor presente. Tras el pico en junio de 1989, el tipo de cambio real cayó a unos $750, pero en febrero de 1990 volvió a escalar hasta $1500. Un paso hacia adelante en el tiempo, con la salida de la convertibilidad, a principios de 2002, el tipo de cambio saltó al equivalente de unos $1032 actuales.

El promedio del último mes arroja un tipo de cambio de $1158, el cual se encuentra en niveles similares, aunque ligeramente por debajo, del valor promedio de octubre. El equipo de economía de la Fundación Libertad y progreso explica que lo que ocurre es que, si bien se produjo un giro político muy importante desde las últimas elecciones, la economía continúa en estado crítico y eso no puede cambiar “de la noche a la mañana”. Esto nos lleva a pensar qué debería ocurrir para volver a valores que tiendan a bajar y alejarse de los que se registraron antes de la hiperinflación. En este sentido, Aldo Abram, director ejecutivo de mencionada fundación, señala como principal responsable a la demora del Congreso en avalar el cambio de rumbo que, según el economista, brindarían la certeza que el mercado necesita y que el cambio de rumbo que Argentina necesita no quede en expresiones de deseo.

El economista expresó que “cuanto mayor la incertidumbre sobre si vamos a empezar a transitar el camino a ser un país normal, más nos acercamos a una hiperinflación. La confianza en que este cambio se dará es lo que ha moderado la huida del peso y la fuga de capitales. Además de las decisiones que están tomando nuestros legisladores depende que haya que volver a emitir para pagar los déficits del Estado. Esto no es solamente grave porque el impuesto inflacionario empobrece a todos, pero sobre todo a los más pobres, sino porque nos puede poner camino a una hiperinflación”. Y agregó que “es increíble que para algunos legisladores prevalezcan los intereses de algunas corporaciones, en vez del bienestar del conjunto de los argentinos. Los votantes deberían tomar cuenta de quiénes están defendiendo privilegios y subsidios a costa del nivel de vida de su familia”.

La confianza es todo

Según el equipo económico de la Fundación Libertad y Progreso, la promesa de equilibrio financiero y las reformas estructurales son pilares fundamentales del actual programa económico. Aunque, para cumplir con esto, no alcanzan las “buenas intenciones” y será necesario el acompañamiento político del Congreso para mantener en pie el DNU y la aprobación de la Ley Ómnibus. Más allá de las modificaciones que pueda sufrir esta última, será inevitable conservar el núcleo que sustenta el plan fiscal para el 2024 y que le permitirá al Gobierno Nacional llegar al equilibrio.

Al respecto, Lautaro Moschet, también economista miembro de la fundación, señaló que “la crisis económica que estamos atravesando presenta varios frentes de batallas y el tipo de cambio es una medida de la salud que presenta la economía. En la medida en la cual comencemos a ver que efectivamente el gobierno logra encausar las cuentas fiscales y sanear el banco central, el mercado interpretará que el riesgo de un estallido es menor y que la nueva administración se mueve en sentido acorde a fortalecer nuestra moneda, provocando un descenso del tipo de cambio en términos reales”.

*Fuente: Fundación Libertad y Progreso

Redacción

info@data24.com.ar

Argentina cayó 23 puestos en el ranking de exportadores en los últimos 70 años

Setenta años de políticas populistas lograron que Argentina pase del puesto 22 en el ranking de exportadores al 45 en la actualidad. Es decir que el país cayó 23 puestos. En la década del cincuenta, se encontraba en el puesto 22 entre más de 200 países en términos de valor de exportaciones, representando el 1,12% de las exportaciones mundiales.

En tiempos de actualidad, el panorama sigue siendo desalentador: Para 2023, las exportaciones del país totalizaron 66.788 millones de dólares, lo que representó un 24% menos que el año anterior y una participación del 0,22% en las exportaciones mundiales.

“Si Argentina hubiera mantenido su participación promedio del 1,22% de la década de los cincuenta, las exportaciones actuales alcanzarían los 306.500 millones de dólares, ubicándose cerca del puesto 27“, analizaron los especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Además, advirtieron sobre las oportunidades que el mercado de exportaciones podría ofrecer: Se mueven “más de 32 billones de dólares al año. Volver a subirse al tren exportador es una oportunidad de desarrollo”.

Redacción

info@data24.com.ar

Según la UCA, casi el 60% del país es pobre

Según la UCA, casi el 60% del país es pobre

De acuerdo al Observatorio Social de la UCA, la pobreza en el país llegó en enero a 57,4%: pasó del 44,7% observado en el tercer trimestre de 2023 al 49,5% en diciembre.

El porcentaje, que engloba a casi 27 millones de compatriotas de los cuales 7 millones son indigentes, es el nivel más alto de la serie, iniciada en el año 2002, año en el que la cifra rozaba el 54%.

Según la UCA, casi el 60% del país es pobre

El Informe de la UCA explica que las proyecciones de pobreza para diciembre 2023 y enero 2024 se realizaron ajustando los ingresos laborales y no laborales del tercer trimestre 2023, en función de las variaciones reales en los salarios y las modificaciones en los programas de ingresos y transferencias monetarias.

Al considerar solo los hogares que reciben ayudas sociales, el nivel de indigencia en el tercer trimestre de 2023 se ubicaba en el 19,7% de las personas, en diciembre se incrementó al 28,8% y en enero decreció al 23,8%, como consecuencia de las políticas compensatorias. Por ejemplo, el aumento del valor de la AUH y de la tarjeta alimentaria.

En tanto, los que viven en hogares beneficiarios de políticas sociales presentaron un nivel de pobreza del 76,5% en el tercer trimestre de 2023, un 81,9% en diciembre de 2023 y un 85,5% en enero de 2024.

Mientras tanto, la Universidad Di Tella (Martín Rozados, director de la Maestría en Econometría) proyectó para enero una pobreza de 46,8%, equivalente a a 21,8 millones de personas a nivel nacional.

Redacción

info@data24.com.ar

Search

LO MÁS IMPORTANTE

TWEET DEL DÍA

LO MÁS LEÍDO

Tevero liberavisse
comprehensam nec.

Copyright 2023 © Data 24 - Todos los derechos reservados
Data 24.com.ar © Copyright 2023

Subscribe Now