Más de 60 familias que reclaman que se levante una medida cautelar para que la empresa constructora Zentrum Developers (ubicado en Crisólogo Larralde 2491, bajo el nombre de CM Emprendimientos) finalice la obra, aunque esto representará que los propietarios inviertan más dinero para que la obra acabe. La disputa entre dos corrientes de un partido político que dura años representa más deudas para los dueños de los departamentos.

En 2014 CM comenzó la obra y las ventas en pozo después de adquirir el terreno a la Sociedad Anónima Editora La Vanguardia, que en ese momento se presentaba como la propietaria del inmueble. La operación se realizó con toda la documentación legal que establece este tipo de transacción, escribano mediante. Pero ya con la obra atrasada y sin cumplir los plazos estimados de entrega, el PS (Partido Socialista) se presentó ante la Justicia para reclamar la titularidad de la propiedad por saberse dueña de este. Los propietarios de los departamentos de uno, dos y tres ambientes, que pagaron desde 120.000 hasta 340.000 dólares, se enteraron del conflicto años después; incluso algunos compraron la vivienda cuando ya estaba abierta la causa judicial. El edificio se encuentra completado en un 70% con los trabajos de yesería, ventanas y carpintería hasta el octavo piso de los 15 totales.

El PS envió un recurso de queja a la Cámara Electoral que no le dio curso por una cuestión de competencia, y el partido recurrió entonces a la Corte Suprema solicitándole que se expida sobre la titularidad del inmueble en conflicto. Por el momento, la discusión se da en el Juzgado Civil 101 de la ciudad de Buenos Aires, donde se convocó a las partes interesadas.

Conjuntamente el edificio en Saavedra, hay otro inmueble con el mismo futuro incierto, ubicada en Avenida Rivadavia 2150, donde funcionó la Casa del Pueblo Socialista, edificada en 1927 y devastada por un incendio en 1953. El Partido Socialista reconoce que el terreno de Crisólogo Larralde estaba a nombre de La Vanguardia, pero únicamente porque cuando se creó el partido esa fue la solución que se encontró para administrar las propiedades que se adquirían con los aportes de sus afiliados.