Continúan los papelones en relación a los alimentos que se reparten en épocas de cuarentena. En esta ocasión, el episodio sucedió en Santiago del Estero, donde el gobierno repartió varios paquetes de arroz que tenían gorgojos.

Lejos de la autocrítica, Enrique Bertolino, intendente de Selva, el epicentro del escándalo, se manifestó a través de un audio en el que indica que los insectos “tienen muchas proteínas” y que “hacen bien para el cáncer”. No conforme dijo que “el que no los quiera, que los devuelva”.

¿De quién es la culpa? Bertolino no dudó y acusó al Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires. “Esta mercadería vino hace días y lo repartimos. Ya está. Siempre pasa que comprados de algún negocio vienen con gorgojos y no se los puede sacar”, sentenció, desligandosé del problema.

Este despropósito se dio en medio de la polémica por la compra masiva de alimentos con sobreprecios que estaba destinada a sectores vulnerables. Alberto Fernández decidió frenar la compra y luego su ministro Daniel Arroyo terminó echando a más de un funcionario. Una cabeza tenía que rodar...

*Fuente: Expediente Político


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *