La médica forense Virginia Creimer manifestó este jueves que la muerte de Facundo Astudillo Castro fue «violenta» y por «asfixia», según los resultados preliminares de la autopsia del cuerpo del joven hallado cuatro meses después de su desaparición.

«El ADN se hizo con una rapidez increíble, pero la investigación criminal en torno a los restos de Facundo tomará entre uno y dos meses», precisó la especialista que participa en la causa que investiga la desaparición y muerte de Facundo tras haber sido convocada por la querella y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). Si bien la forense precisó que «la muerte fue violenta y por asfixia», sostuvo que «lo que hay que determinar ahora es si el deceso de Facundo fue por sujeción violenta o por ahogamiento».

Creimer, en diálogo con el programa El Exprimidor, que conduce Ari Paluch por AM 550, aseguró que le dio «mucha bronca que se filtrara la información» de que el cuerpo encontrado en el cangrejal era de Facundo».

Por otra parte, aclaró: «los nuevos restos hallados no pueden ser de Facundo porque coinciden con piezas óseas que ya tenemos de él. Hay que ver si no estamos ante la zona de descarte de una fuerza de seguridad en su modus operandi, que es la toma de artes marciales conocida como ‘mata león’ recurrente en la policía bonaerense».

ENCONTRARON RASTROS DE ADN DE FACUNDO EN UN PATRULLERO DE LA BONAERENSE

«Uno de los perros de [el adiestrador canino] Marcos Herrero destrozó el asiento trasero del patrullero Toyota Etios. Se encontraron restos que se van a analizar», dijo a la agencia de noticias Télam el querellante Leandro Aparicio.

La información fue confirmada por fuentes judiciales, las que dijeron que efectivamente uno de los perros tuvo una «reacción» al aproximarse a determinado sector del rodado.

El abogado Aparicio, por su parte, precisó que la diligencia se realizó anoche en la Delegación Bahía Blanca de la Policía Federal y que los peritos levantaron algunos cabellos que serán sometidos a estudios para determinar si pertenecen a Facundo.

El Toyota Etios pertenecía a la Unidad de Prevención de Policía Local (UPPL) de Bahía Blanca y fue secuestrado a pedido del fiscal federal de la causa Santiago Ulpiano Martínez el 25 de agosto pasado, tras recibir un informe de Asuntos Internos de la policía provincial que revelaba que el GPS de ese vehículo marcaba que habría circulado nueve días después de la desaparición de Facundo por el cangrejal de General Daniel Cerri donde fueron hallados sus restos.

*Fuente: Mendoza Post y La Nación


Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *