Lazaro Báez fue condenado a 12 años de prisión por el delito de lavado de dinero en lo que se conoció mediáticamente como la Ruta del dinero K. Así lo resolvió este mediodía el Tribunal Oral Federal 4 -integrado por los jueces Néstor Costabel, Gabriela López Iñíguez y Adriana Palliotti– tras dos años y medio de juicio.

El empresario recibió esta condena en el marco de la causa en la que se lo investigó por maniobras lavado de dinero por 55 millones de dólares entre 2003 y 2015.

El dueño de Austral Construcciones tenía un pedido de 12 años de prisión por parte de la fiscalía, mientras que su defensa había reclamado la absolución y por considerar al caso como un «circo judicial».

Báez está con prisión domiciliaria desde septiembre pasado, cuando la Cámara Federal de Casación Penal ordenó darle ese beneficio, y siguió las alternativas del juicio por videoconferencia, al igual que sus cuatro hijos.

El juicio comenzó en octubre de 2018 y se preveía una duración de ocho meses pero la pandemia de coronavirus atrasó el proceso ya que no hubo audiencias entre fines de marzo y junio pasado, cuando se reanudó de manera virtual.

En su última intervención durante el juicio, el 30 de diciembre pasado, Báez aseguró ser víctima de una «persecución sistemática del poder político, la prensa y gran parte del Poder Judicial».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *