A pesar de ser uno de los políticos con peor imagen y de que en los últimos días fue en tendencia en twitter con #ElPeorPresidenteDeLaHistoria, Fernández sueña con un segundo mandato.

Más allá de la situación actual del país y de lo mal visto que es por los argentinos, El presidente Alberto Fernández, confirmó que “si las condiciones están dadas”, se postulará en las elecciones de 2023 para un segundo mandato y expresó que no está “sometido a Cristina” ni es “esclavo” de nadie.


En una entrevista con Perfil, Fernández afirmó que sueña con una reelección y aprovechó para pegarle al anterior gobierno y “retar” de alguna manera, a la oposición en las próximas elecciones presidenciales: “El daño que le hizo al país el macrismo fue inconmensurable. Soy un militante más. Si quiero ser presidente, que me elija la gente en una elección primaria y el que quiera competir conmigo, bienvenido sea. Y por favor, movilicemos a toda la fuerza política nuestra para que esa renovación ocurra. Para democratizar de verdad. Si las condiciones están dadas, sí. Voy a hacer lo posible para que nuestra fuerza política siga gobernando.”


En otro aspecto, confirmó que hay internas y peleas dentro del Frente de Todos: “Hay que tirar para el mismo lado, debemos sumar a más argentinos. De una vez por todas debemos comprender que no podemos vivir en una sociedad en la que cada uno tira para un lado distinto. El efecto de una fuerza a la que se contrapone una similar de otro lado es que no hay movimiento.”


En la entrevista, le consultaron a Fernández sobre quien comanda el país (Ya que siempre se dijo que Cristina está al frente de todo), quien vendría a ser el “Amo” y quien el “Esclavo”: “Nunca me sentí esclavo. Nunca reconocí como amo a nadie. Mi último jefe político se llama Néstor Kirchner. De ahí en más, no hubo otro. Me moví con autonomía y sin responderle a nadie. Hubo un esfuerzo enorme por mostrarme como sometido a Cristina; no lo estuve, no lo estoy y no lo estaré.”


Ahora bien, para no generar discordias con Cristina Kirchner, Fernández aprovechó para calmar las aguas: “Yo la escucho con atención. Tiene ocho años de experiencia de presidenta, pero el que decide soy yo. Después escriben cosas y se dicen cosas. Cristina, además, es una persona, la calificación le cabe a ella, intensa, en el sentido de que es muy expresiva y cuando quiere decir algo lo dice, y yo lo tomo como la opinión de Cristina.”


Sobre el final de la nota, volvió a referirse sobre la interna del Frente de Todos, recordando que datan desde que se propuso que él sea presidente: “El día que Cristina me propuso que fuera el candidato a presidente, lo primero que le advertí fue que recordáramos que no pensamos igual. Me fui de su gobierno. Definitivamente, no pensamos igual en todo. Pero tenemos un común denominador sobre el que no tenemos discusión. Ese común denominador está intacto”. Sin embargo, las internas aumentaros tras el fracaso de las PASO y admitió que hay desconfianza: “Son los que me criticaban haber estado en la cumbre de líderes democráticos que organizó Joe Biden al mismo tiempo que Evo Morales y Luis Arce, presidente de Bolivia, publicaban tuits agradeciéndome por lo que había dicho”.


Sobre Máximo Kirchner, dijo que tiene muy buena relación y marcó que “tiene una lógica política más parecida a la de Néstor que a la de Cristina”, en la que destacó su “liderazgo racional”.