El pasado miércoles, el personal de salud del Hospital Lucio Molas, de Santa Rosa, reclamó aumentos salariales en los adicionales que cobran por hacer guardias y protestaron porque les suspendieron las vacaciones de invierno… piden la posibilidad de tomar licencia.

Los trabajadores recorrieron los pasillos del edificio aplaudiendo y mostrando carteles con consignas. Algunos, tal cual se ve en las fotos, usaron la mascara de la película “V de Venganza”, detalle que no es menor: el film estrenado en 2006 trata de la revolución llevada a cabo por el enmascarado frente a las políticas autoritarias implementadas por el Estado en una pandemia…

La protesta, que finalizó con con una asamblea, fue impulsada por los gremios estatales Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y por el Sindicato de Trabajadores de Salud de La Pampa (SiTraSap).

“Nosotros creemos que deberíamos cobrar por lo menos el doble de lo que nos pagan en la actualidad, hoy nuestro trabajo está bastardeado, ninguneado y sometido a un gran estrés. Está claro que muchos enfermeros y enfermeras no vamos a salir bien psicológicamente de esta situación, nosotros transitamos la muerte cotidianamente y la gente no tiene idea lo terrible que es ver embolsar a un paciente que estuviste atendiendo, tres, diez, quince días. Lo ponemos en una bolsa negra y lo pasamos al cajón, es algo que no lo va a ver ni contar nadie más que las y los enfermeros. Desde hace casi un año y medio que estamos devastados”, señaló el enfermero y delegado de ATE Sergio Escudero.

“Una guardia de seis horas de un enfermero que no es licenciado, cobra $ 1.600 pesos extra, por fuera de las horas que además cubrimos como guardia de servicio, es aporte que hacemos los enfermeros para sostener un sistema de salud que se cae a pedazos y que en realidad sostienen los trabajadores porque a esto no lo sostiene la patronal”, agregó el trabajador.

Además, fue muy crítico hacia el Gobierno provincial, encabezado por Sergio Ziliotto: “Llevamos un año y medio trabajando a destajo. Para los aplausos y las fotos de pan y circo están, pero después para el señor gobernador o el director del Hospital no existimos. Los enfermeros no existen para el sistema de salud, pero sí nos exigen, nos agregan más camas de terapia, nos someten a jornadas laborales donde salimos con terribles dolores de cabeza y encima nos llevamos estas angustias a nuestros hogares. Nosotros somos seres humanos, no somos máquinas. Ver el padecimiento y la muerte nos jugará una pasada terrible en la psiquis y a eso lo sabemos, pero nadie se ocupa de eso”.

El lunes 7 de junio, el subsecretario de Salud, Gustavo Vera, comunicó al personal de Salud que el gobierno suspenderá las vacaciones de invierno.

Nota del subsecretario de Salud, Gustavo Vera, en la cual notifica la suspensión de licencias “hasta nuevo aviso”

¿Cuánto más les van a exigir? No se puede seguir de esta manera, están al límite”, planteó ATE, y agregaron que “entendemos la situación que atraviesa la provincia por la pandemia, pero es imperioso priorizar a quienes sostienen el sistema de salud (…) a pesar de todas las adversidades que se han presentado, el agotamiento, el estrés y la angustia, jamás dejaron de ponerse a disposición”.

Documento de ATE dirigido al ministro de Salud de la provincia, Rubén Kohan

La enfermera Susana Pedernera agradeció, por otra parte, a los estudiantes que colaboran y a su vez advirtió sobre la severa precarización laboral que sufren los trabajadores de la provincia de La Pampa: “A este tema lo tenemos desde hace mucho tiempo. Ahora hay pibes y pibas con seis materias aprobadas están trabajando, colaborando y haciendo un trabajo impresionante. También si no fuera por ellos, el sistema se hubiese caído”.

“El sistema de salud nos ha acompañado en muchas cosas, es cierto, pero es hora de tomar decisiones importantes y efectivas. Metemos una gran cantidad de horas, junto a los administrativos y no cobramos lo suficiente”, concluyó la trabajadora.

Desde el Sindicato de Trabajadores de Salud de La Pampa (SiTraSaP), su secretaria general, Mirta Viola, señaló a principios de abril que, desde el Gobierno, “no hay una correlación entre lo que se dice y lo que se hace”. El día Mundial de la Salud, los trabajadores realizaron una protesta, la cual se convirtió en una caravana desde el Hospital Molas hacia la Casa de Gobierno de Santa Rosa. “Esenciales en la pandemia, descartables en el sueldo”, fue la consigna de esa marcha.

“Se debe el pago del mes de octubre a algunos, Lo que han prometido es simplificar el ingreso de personal. Fue mucho ese ingreso (en cantidad de personal) y eso retrasó todo, incluso en diciembre donde nosotros consideramos que hubo otra ola”, afirmó Viola. “No nos ha demostrado en los hechos que reconocen la labor del personal de salud, que es la primera línea de toda esta situación. Con el discurso solo no hacemos nada”, dijo.