Todo comenzó este miércoles en la casa de estudios situada en Diagonal 113 y 63. Un testigo relató que “esta mañana una nueva agrupación, que se desprendió el centro de estudiantes y que responde a la secretaria coordinadora Cecilia Maciel, ocuparon la mesa de Rodolfo Walsh”. En ese momento, integrantes de la actual conducción se dirigieron hasta allí para pedir a la denominada “Nueva Generación” que “se vayan de su mesa”.

Hubo trompadas, empujones, termos que volaron y discusiones que no terminaron nada bien, incluso teniendo al vicedecano, Pablo Bilyk, como protagonista.

“Se van o les rompo el termo”, fueron las palabras que desataron la pelea. Ante la negativa de los integrantes de la nueva agrupación, comenzaron los insultos de parte de los conducidos por Antonela Zaffora, quienes “agarraron los termos que estaban arriba del tablón de madera y los lanzaron al suelo”, relató el testigo.

Acto seguido, “rompieron los carteles y empezaron a sacarle todas las cosas que estaban sobre la mesa. Se cagaron a trompadas, literal”, sostuvo.

La batalla campal, que empezó dentro de la institución, tuvo su continuidad en el hall de entrada e incluyó golpes, patadas e insultos.

La situación fue controlada minutos más tarde, pero los estudiantes de la Facultad de Periodismo aseguran que el ambiente “sigue tenso”.

Según publicó El Día, “las diferencias no surgieron de la noche a la mañana, pero desde hace un tiempo abandonaron el plano estrictamente gremial (manejo del centro de cara a los estudiantes) para incorporar un ingrediente político”.

Desde “La Walsh Nueva Generación”, plantean que el sector tradicional y mayoritario (“La Walsh”) se quedó “anclado en una postura vieja, pecó de sobrekirchnerismo”. Es por eso, que la nueva facción busca una construcción más amplia, emulando al estilo del “Frente de Todos, más plural, menos sectaria”.