*Por: Marcelo Peña

“La muerte de Alberto Nisman fue una bisagra para todos nosotros, los que asumimos esta función sabemos que no es sencilla, que es peligrosa, pero a nadie se le había cruzado por la mente jamás hasta ese momento que se podía dejar la vida por la tarea de fiscal, por ejercer el ministerio Público”, explicó Marcelo Romero.

A su vez, sostuvo: “Yo estoy convencido, por supuesto que esto lo tiene que determinar el poder judicial que está investigando el hecho todavía, que Nisman murió por su función, o lo mataron o lo obligaron a matarse, estas son las dos hipótesis”.

“Su muerte nos marcó muchísimo, al punto tal que hubo una marcha espontánea. Me acuerdo que cuando fue convocada por los fiscales federales, por sus compañeros y por la Asociación Argentina de Fiscales y otras organizaciones de magistrados, mucha gente nos preguntaba: ‘¿Y ustedes van a pedir justicia a una marcha?’ No, en realidad no era pedir justicia, era homenajearlo, porque en aquel momento la ex procuradora General de la Nación, la doctora Alejandra Gils Carbó, no había hecho ni siquiera un minuto de silencio en los tribunales, no hubo un sólo homenaje oficial al fiscal fallecido”.

Romero reflexionó: “Creo que lo dejaron solo, en su momento fue el más importante de la república porque estaba investigando el hecho más grave de la historia judicial argentina, como fue el atentado sangriento a la Asociación Mutual Israelitas Argentina (AMIA)”. “Él era el que estaba investigando ese lamentable hecho hasta ahora impune. Entonces, por dicha razón, debió haber sido cuidado como ningún otro y sin embargo creo que lo dejaron bastante solo”, consideró.

Por otra parte, destacó que “las imágenes que vimos en la escena del crimen, en el lugar del hecho, yo creo que deben ser exhibidas en todas las escuelas de criminalística del mundo para mostrar lo que no debe hacer un perito”. “La figura de Nisman, a partir de su muerte, lamentablemente para él, su familia y todos sus seres queridos, se agigantó, tal vez lo empezamos a reconocer después de su fallecimiento”, concluyó.

Por último, el fiscal platense estimó que “ojalá que los que están remplazándolo en la investigación de la AMIA puedan llegar a la verdad que quedó trunca con su muerte violenta”.

*Fuente: REALPOLITIK