La actriz Thelma Fardín, que cobró fuerte notoriedad púbica tras denunciar en 2018 a Juan Darthés por abuso sexual, aparece como empleada de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires con un ingreso de $128.990. El organismo está a cargo de Guido Lorenzino, ex- diputado y férreo defensor de la gestión del ex-gobernador Daniel Scioli.

¿Cuáles son sus funciones? El taller «Cortá a tiempo» es organizado por la Defensoría del Pueblo para concientizar sobre los noviazgos violentos y tratar esta problemática en espacios donde los jóvenes desarrollan actividades, en clubes y escuelas. Fardín, que primero incursionó en charlas pagadas por la Municipalidad de Ushuaia sobre el abuso sexual, se acercó gradualmente a sectores del kirchnerismo y los contratos empezaron a florecer. Su cercanía política con el oficialismo se confirmó con su reciente pareja: Camilo Vaca Narvaja, el ex de Flor Kirchner, dirigente peronista e hijo del fundador de Montoneros, la organización guerrillera los años ´70.

Un libro editado «El arte de no callar» y una fuerte militancia feminista son los pilares fundamentales, más allá de la actuación, de la ex «Patito Feo» para hacer frente a una denuncia que está apoyada por más casos – las otras víctimas de Darthés – . Sin embargo, no la convierte en una experta en temas de violencia de género, sí en víctima, si así lo prueba finalmente el juicio al actor brasilero, situación que es muy probable que así suceda.

¿Por qué en Argentina todas las víctimas se convierten en especialistas? Pasando por Blumberg y sus leyes, Bonafini y su construcción de casas, Trimarco y su labor de salvar mujeres de la trata de personas (que debería hacerlo el Estado) Carolina Píparo y largos etcéteras. ¿Será por el Estado ausente?

Fardín convirtió su tragedia en un negocio rentable. Guido Lorenzino, titular de la Defensoría, no respondió a la consulta de Impacto Periodismo sobre el detalle de las funciones de la actriz.

*Fuente: Impacto Periodismo – Sebastián Turtora