El personal de la salud que trabaja en la campaña de vacunación contra el Covid-19 para el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, no sólo trabaja de manera irregular (sin aportes laborales, sólo les descuentan la obra social) y bajo la categoría de becarios por un sueldo ínfimo, sino que además llevan meses trabajando sin que les paguen el sueldo y en sus legajos les ponen fechas de ingreso posteriores a las reales.

Una irregularidad que se práctica en la administración del Gobernador Alex Kicillof son las horas extras. El personal que trabaja de lunes a viernes se le prohibió realizar horas extras, sin embargo, aquellos que trabajan los sábados, domingos y feriados sí. A estos últimos, les pagan 20 horas siendo que hacen un mínimo de 34 horas semanales, trabajando 12 horas los sábados y 12 horas los domingos, más las horas de los feriados que suele variar. Si un becario trabaja un total de 34 horas, se les abona como si hubiera trabajo 28 horas, lo mismo sucede con quienes trabajan 24 horas, se les paga por el trabajo de 20 horas. En este último caso cobran $26.724 en mano.

Desde el momento cero, las personas contratadas como becarias no cuentan con sus aportes laborales, no obstante, se les descuenta el 4,8% para la obra social IOMA. El inconveniente aquí es que para darse de “alta” en la obra social se debe presentar un recibo de sueldo. Hemos podido hablar con varios becarios y nos han confirmado una y otra vez la misma situación.

Por ejemplo, una persona contratada en el mes de marzo, mensualmente se les descuenta el % correspondiente a la obra social, pero recién este mes (junio, 3 meses más tarde), pudieron darse de alta en la obra social. Dado que los meses anteriores no se le entrego ningún recibo de sueldo, requisito obligatorio para darse de alta en IOMA y poder a utilizar ninguno de sus servicios porque las autoridades de la Provincia de Buenos Aires demoran entre 2 y 3 meses en pagar el sueldo.

Sin embargo, desde Data24.com.ar pudimos contactarnos con más de 5 becarios que fueron contratados en el mes de enero pasado y aún no han sido dados de alta en la Obra Social IOMA, tampoco tienen el legajo abierto en el Sector Sanitario.

Sumado a la problemática que enfrentan los enfermeros y becarios es que no tienen un sindicato propio que los represente, suelen estar incluidos con otros profesionales dentro de FATSA (en el caso de los privados) o ATE y CICOP (en el caso de los públicos), también deben pagar sus propios bióticos y materiales del EPP (equipo de protección personal) para la campaña de vacunación en las postas sanitarias, es decir, sin sueldo y sin sindicato, deben pagar de su propio bolsillo los materiales necesarios (cofia, camisolín, máscara, antiparras y barbijos) para desempeñar su trabajo.

Sin olvidar la irregularidad que entre los vacunados por la administración hay personas que recibieron la vacuna contra el coronavirus como personal de logística o administrativo y viceversa, por lo cual cobran los no profesionales como si lo fueran, y los vacunadores como logística o administración.

– Especial para Data24.com.ar –