Fue al cumplirse dos años de la muerte de la docente Gabriela Ciuffarella, paciente oncológica que murió esperando la medicación que llegó tarde. La marcha fue convocada por la comisión “IOMA abandonó a Gaby”, surgida en 2018 tras la muerte de la profesora de inglés.

Una gran columna integrada por cientos de familiares, docentes, amigos, organizaciones de derechos humanos, de trabajadores y partidos políticos coparon la plaza principal, ubicada frente a la municipalidad. Allí también estaba Laura Cazal, empleada con más de veinte años de trabajo en el hospital Allende y recientemente despedida por el intendente Martín Insaurralde. Padece una enfermedad crónica y el despido implica quedarse sin obra social.

Baradel con las víctimas del IOMA

“Los afiliados la están pasando muy mal, están desesperados porque IOMA no está cumpliendo con la entrega de los remedios y las autorizaciones de estudios”, dijo Mónica, hermana de la docente. “El fallecimiento de Gaby colmó la paciencia. Hay 23 personas fallecidas después de Gaby. Y todo por culpa del mal servicio de la obra social. Nosotros marchamos hasta la sede de IOMA para reclamar y pudimos hablar con el director (Pedro Dragoni)”.

En la marcha también estaban los familiares de Alicia Conforti, docente y amiga de Gaby. Ambas trabajaban en escuela Media 11 de Villa Fiorito “Ali era bibliotecaria y murió esperando su droga oncológica que IOMA no le daba”, contó Ciuffarella.

“Le propusimos a Dragoni que haga cambios y dé prioridad a los enfermos oncológicos, a los enfermos crónicos pero además que cambien el reglamento de IOMA porque está todo burocratizado”, detalló. “Es tanta la desesperación de la gente que durante la charla con el director hubo personas que tomaron el micrófono para reclamar soluciones y se quedaron esperando que le tomen los trámites”.

“Todo es un calvario. Hay que esperar autorizaciones de pacientes que están con enfermedades que no tienen vuelta atrás. Lo que pedimos para esos pacientes es la entrega inmediata de sus remedios”, reclamó.

De la reunión con Dragoni los manifestantes lograron acordaron formar una comisión y con ATE Sur trabajar en conjunto dos veces al mes. “Nos vamos a encargar de llevar adelante los trámites de casos de vida o muerte para que no esperen los tiempos burocráticos ya que esperando uno puede encontrar la muerte como Gaby y los otros 23 afiliados que ya no están”, completó.

Según explicaron desde la movilización, algunos de los nombres de las víctimas fatales que le sucedieron a Gaby son: Juan Hilario Dalton (Carmen de Areco), Luciana Machado (Bahía Blanca), Natallia Scarpini (Mar del Plata), Andrea Álvarez (Costa Atlántica), Mariano Romagnoli (Lomas de Zamora), Nora Tramontana (Ituzaingó), María de Lujan Alfonzo (San Martín), Micaela Lizarraga (Villa Cellina), Claudio Aristegui (Chascomús), María Luján López (Mar del Plata), Miguel Ángel Pérez (Lomas de Zamora), Tamara Molina, Raúl Castro (Epecuen), Alicia Conforti (Lomas de Zamora) y Mariano Torres (Morón). Además de Carlos Roque Paciuco, Norma Urchipia y Marcela Martín, entre otros.

Protestas en el IOMA por las 23 muertes

*Fuente: Real Politik – Mónica Galván