Durante una nota radial, los conductores le preguntaron si le hacía ruido la fortuna de la familia Kirchner, a lo que el dirigente respondió que a él le “hace ruido, a la base no” e indicó que “la regeneración de la política necesita de un voto de simplicidad de vida”.

“No porque a priori piense que está mal tener una casa importante o un patrimonio importante pero los políticos que se admiran como Merkel o Biden tienen patrimonios superiores a los de Argentina y nadie los investiga demasiado“, agregó.

Poco después, el dirigente piquetero publicó un extenso descargo en los medios limpiando el peso de su frase, que generó revuelo en los propios:

Cualquier desigualdad me hace ruido. Por eso milito. Me hacen ruido mis propios privilegios. Me hace ruido este sistema. Me hace mucho ruido la mala leche de la prensa que recorta, desdibuja, tergiversa cualquier declaración para hacer ruido y hacer daño. Me hacen mucho ruido estos fiscales de la moralidad pública a los que nunca les hace ruido su propia conducta ni la de sus empleadores o auspiciantes.

Hace dos meses no hago declaraciones públicas porque el sistema mediático (casi) siempre te caga. No te deja trasmitir lo que querés trasmitir y te hace decir lo que no querés decir. Hoy quise dar mi opinión sobre tres puntos: deuda externa, control de precios y situación de los pueblos originarios. Sin embargo, nada de eso quedó reflejado en los cinco principales portales opositores que reprodujeron un extracto de la entrevista de Radio con Vos. Sólo una cosa publicaron: la respuesta, torpe e imprudente, a la pregunta de un columnista. En tres casos, entrecomillando una frase que no dije. Como sea, mi respuesta se usó para dañar -otra vez sopa- a Cristina y Máximo Kirchner. Me disculpo con ellos y con todos los compañeros de nuestro campo político-social.

EL DINERO K

Ahora bien, para conocer de quiénes estamos hablando, vamos a mencionar el dinero que poseen Cristina y Máximo Kirchner, quienes sin duda alguna, han incrementado su patrimonio.

La vicepresidenta presentó una declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción con bienes por 16 millones de pesos, superando los 9 millones del año pasado. Aumentó un 60%. En tanto que su hijo, Máximo Kirchner, declaró un patrimonio de 400 millones de pesos en 2020, lo que representa un incremento del 37% en comparación al 2019.