Hay un hartazgo en la dirigencia política por ciertos grupos de inteligencia que tiene como objetivo la política interna, mientras realizan espionaje y consolidan relaciones con la Justicia.

Según pudo saber nuestro equipo de investigación, uno de los objetivos de la presidencia de Alberto Fernández es mejorar la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) teniendo como referencia el modelo del Servicio de Inteligencia Alemán (BND).

La inteligencia argentina, a medida que trasladó su objetivos hacia al interior, solo incrementó el cúmulo de información para esta burocracia que les permitía negociar con todos los gobiernos.

Prueba tangible de ello fue el caso de Gustavo Beliz contra Jaime Stiusso… caso del que todos sabemos cómo terminó esa historia.

Con la llegada de Cambiemos al poder, tanto Arribas y Majdalani, luego de una limpieza de 900 agentes, reincorporaron a policías de la bonaerense a la Agencia, y entre todos ellos, al ex Comisario Ricardo Bogoliuk.

Según la sospecha del Juez Federal de Dolores, el conductor de esta banda de ex policías de la bonaerense sería Marcelo D’Alessio.

Esta banda también estaba compuesta por abogados en su rol liberal, como Rodrigo Luccas Maccia y también, de una burocracia de inteligencia, como el Comandante General de Gendarmería Nacional, Jorge Domínguez y Maria Laura Izzo, quien era en ese entonces Directora De Gestión Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad.

Como ya se sabe, en una organización están los «entregables» y los «no entregables». En este caso, aquellos del territorio fueron los primeros en entregar. La segunda línea son quienes forman parte de las fuerzas de seguridad al servicio de la AFI. Y por último, los enlaces con la política, como sería en este caso Maria Laura Izzo, ya que si cae ella, también lo hacen todos los políticos con poder de decisión.

Un ejemplo de esto es lo ocurrido en el año 2013, cuando en una ocasión de tareas de vigilancia y espionaje del Prefecto Gorgonia Alcides Díaz a Sergio Massa, el cual fue acusado y condenado. Pero lo que nunca se investigó (y sabiendo, porque consta en el expediente) que el «enlace» de este Prefecto era nada menos que Maria Laura Izzo. ¿Por qué no se la investigó? ¿Quién estaba detrás de ella?

Con la llegada de Cambiemos, Izzo fue promovida a la Directora de Gestión Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad. Luego, con la llegada de Alberto Fernández, a través de la Decisión Administrativa 153/2020 la designan Directora de Prevención de la Corrupción y Ejecución de Pruebas de Integridad, transitoriamente, a partir del 10 de diciembre de 2019 y por el término de CIENTO OCHENTA días hábiles.

Rodrigo Luccas Maccia fue secretario parlamentario del municipio de Tagliaferrro, quien no solo se dedicaba a «vender libertades», sino que también era el encargado de organizarles fiestas privados al ex esposo de Eugenia Vidal.

El ex Comandante General de Gendarmería, Jorge Domínguez, fue quien le vendió a Cambiemos la versión 2.0 del Proyecto X, quien hoy está muy preocupado, porque en este contexto es el próximo en ser entregado para salvar la política.

María Laura Izzo

Este Proyecto X 2.0, no solo fue utilizado en el caso Maldonado, sino también para investigar a la política. Por ello, no es casualidad, el espionaje que presuntamente sufrió la ex gobernadora Eugenia Vidal por parte de sus propios funcionarios nacionales.

Asimismo, también usaron esta modalidad, para seguir y espiar al periodista Tomás Méndez de C5N.

Según nos relata nuestra fuente, esta banda que aún no termina de desentrañar todas las ramificaciones de sus operaciones, entienden que muchas veces trabajan para la política, terceros y otras para ellos mismos. Claro está, que siempre utilizando las herramientas del Estado. Por ello, no es casualidad que el ex Comisario Bogoliuk, quien tenía muy buena relación con Alberto Nisman, fue uno de las últimas personas en hablar con él antes de que su cuerpo apareciera sin vida.

Basta esperar, el levantamiento de la cuarentena para que la Justicia pueda desentrañar el laberinto del espionaje argentino…


Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *