*Por: Valery Romanov

Una de las promesas de campaña de Jair Bolsonaro, era la de facilitar el acceso a las armas de sus compatriotas. Las ventas de pistolas y fusiles se dispararon hasta casi triplicarse en los últimos dos años.

Durante el primer año de gobierno se registraron 50.000 nuevas armas, no obstante, durante el segundo año de mandato se inscribieron 130.000 (hasta inicios de octubre), según datos oficiales. En este momento, la Policía Federal asegura que existen 672.000 armas registradas en todo Brasil.

En enero de 2019, el presidente brasileño firmó un primer decreto que ablandó las reglas para la posesión de armas de fuego, estableció categorías de personas autorizadas a poseer armas, con un diseño que habilita casi a cualquier ciudadano encuadrar: habitantes de zonas rurales, residentes de zonas urbanas con alta incidencia de homicidios, propietarios de negocios, coleccionistas y cazadores. Así mismo, deben ser mayores de 25 años, someterse a un examen psicológico y otro técnico y realizar un curso en algún club de tiro.

Un segundo decreto publicado a comienzos de mayo liberó el porte de armas para 19 millones de personas, al incluir en la categorías a camioneros, abogados, funcionarios públicos e incluso periodistas. En las últimas semanas, se ha notado un aumento en las licencias, principalmente en aquellas que habilitan a las personas a salir armadas de su casa, también las licencias que le permite a los ciudadanos a poseer más piezas, comprar calibres más potentes, más munición y ahora deben renovar el permiso a los diez años, no a los cinco.

– Especial para Data24.com.ar –


Por Rafael

Un comentario en «Fiebre de compra de armas en Brasil»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *