El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este sábado la prórroga del estado de alarma hasta el 10 de mayo, como habían adelantado fuentes gubernamentales a Libertad Digital, pero en una prórroga que «no será igual a las anteriores» porque permite incorporar una pequeña relajación de las medidas restrictivas en lo referido a los niños que podrán salir a la calle «con limitaciones» desde el próximo 27 de abril.

«Se trata sólo de un pequeño alivio», señaló el presidente quien sólo avanzó que consistirá en «poder disfrutar de un rato al dia del aire libre». Sánchez constató que las medidas implementadas hasta la fecha han permitido «contener la embestida brutal del virus con sacrificio han conseguido «logros todavía insuficientes y frágiles» que no permiten levantar aún el confinamiento para «no poner en riesgo lo logrado con decisiones precipitadas».

Sin embargo, sí se pueden aplicar medidas parciales que «no conllevan riesgo» anunció que «a partir del 27 de abril el Gobierno de España tomará medidas de alivio para el desconfinamiento de nuestros mas pequeños para que puedan salir a la calle» aunque «estas salidas van a estar limitadas sujetas a condiciones». La medida afectará en principio a los niños menores de 12 años, según el presidente, quien pidió tomar como referencia la Ley de Salud Pública, aunque acto seguido dijo que «la edad se estudiará y debatirá en el Comité Técnico pero el punto de referencia es la Ley de Salud Pública, que fija los 12 años».

Sobre la desescalada, dejó claro que aún por tanto no se producirá «Hasta que no baje el número de infecciones, se realicen los test de forma masiva y se establezcan medidas preventivas en lugares de trabajo y centros escolares». Y la novedad: la desescalada será «asimétrica» o «no homogénea» por territorios. Según el jefe del Ejecutivo, al amparo de las recomendaciones del comité científico y técnico y en relación a que el pico de la curva «es menos pronunciado en unas comunidades que en otras», «esto significa que la desescalada no tenga por qué ser una respuesta homogénea. Creo que no. Podrá ser diferente, no tiene por que ser una comunidad autónoma, ni siquiera una provincia…. Puede ser muy distinta a la que conocemos institucionalmente», pero no concretó el ámbito territorial de referencia. «Habrá un corpus homogéneo pero también distintas respuestas» a nivel territorial.

El presidente se reservó un anuncio más en un asunto en el que el Gobierno ha dicho una cosa y la contraria en las seis semanas de estado de alarma: una orden ministerial del departamento de Sanidad que dirige Salvador Illa para establecer el «control y fijación de precios de mascarillas» para que, a partir del lunes, «sean asumibles por la ciudadanía».

También añadió que el levantamiento del confinamiento «será un largo y complejo proceso» que no tiene por qué ser infalible. En este sentido, aseguró que si el levantamiento da resultados negativos, el Ejecutivo dará marcha atrás y recuperará nuevas restricciones. Preguntado por si este verano los españoles se podrán ir de vacaciones porque «este es un virus desconocido, hay que ser humildes y hay respuestas que aún no se pueden dar» lo cual «no quiere decir que no sea el objetivo que nos hemos marcado».

*Fuente: Libertad Digital