El procurador del Tesoro de la Nación, Carlos “Chino” Zannini, vivió un incómodo momento a bordo de un vuelo comercial, en un episodio que pareciera repetirse cada vez que un persona relacionada con el kirchnerismo se toma el atrevimiento de salir en público.

Cuando el avión se encontraba en pleno vuelo, uno de los pasajeros redactó un descargo en la hoja de un cuaderno y decidió leerlo en voz alta, ante el silencio del resto de los que allí se encontraban.

“Pasajeros del vuelo, tal vez lo habrá visto, viaja con nosotros el procurador de la Nación, Carlos Zannini. Procurador con minúscula, porque es el mismo del vacunatorio VIP, que se vacunó antes de miles de enfermeros y médicos esenciales para cuidarnos durante la pandemia. En vez de ser un servidor público, se sirvió del estado y se vacunó antes que los miles de argentinos que no tuvieron esa oportunidad. Se sirvió del estado. Vive del estado desde el año 1987. En nombre de los familiares y amigos que perdimos, lo repudio públicamente”.

Apenas finalizó su discurso, desde todo el avión llovieron aplausos y vítores.

Una escena similar había vivido semanas atrás el ex ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien ingresó a un coqueto restaurante junto a un grupo de colaboradores, y fue recibido con silbidos y gritos. Minutos después, los comensales que se encontraban presentes suspendieron sus cenas para aplaudir en señal de protesta y entonar canciones contra el ex funcionario, hasta que éste no tuvo más remedio que retirarse del lugar.

Casualmente, vale recordar que Ginés fue sindicado como el principal organizador del vacunatorio VIP y acusado de negociar las vacunas a costa de la salud de los argentinos. Estos mismos hechos, le valieron su cargo en el gobierno de Alberto Fernández.

*Fuente: REALPOLITIK