El Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA) y el Círculo Médico de Tandil atraviesan un conflicto de larga data, donde la mayoría de los profesionales de la salud se niegan a prestar servicios para la mutual provincial debido al incumplimiento del pago de sus honorarios. En diciembre pasado, el municipio conducido por el intendente radical Miguel Ángel Lunghi decretó la emergencia prestacional y los damnificados, como siempre, son los 24 mil afiliados del distrito serrano.

Una de ellas, Marisa Hernández, integra un grupo de autoconvocadas y en diálogo con REALPOLITIK precisó sobre esta problemática: “Hace casi un año que estamos sin prestaciones: los traumatólogos, dermatólogos, ginecólogos, psicólogos se bajaron todos; no hay ninguno que atienda por IOMA. Además, quedan muy pocos médicos clínicos y tampoco les pagan a los acompañantes terapéuticos”. Y agregó: “Encima los profesionales de la obra social no atienden pacientes nuevos”.

“Tampoco te aceptan recetas de otros médicos, la tiene que transcribir uno de IOMA y tenemos que realizar una doble consulta; en caso de abonarla por particular, cuesta 2000 pesos”, indicó. Pero el déficit de atención médica va más allá: en caso de intervención quirúrgica, los afiliados deben pagar de sus bolsillos la anestesia. “Para operarte necesitás 25 mil pesos. Cuatro meses después, y si estás en condiciones de reclamar, te reintegran 6 mil”, cuestionó Hernández.

Con respecto a las diferencias entre IOMA y el Círculo Médico, aclaró: “Son deudas históricas que adeuda la provincia. Actualmente, los honorarios que paga la mutual son muy bajos, y le exige a la entidad que nuclea a los galenos la incorporación de todos ellos. Y desde el Círculo piden que sea al revés: que primero paguen; en el medio estamos los afiliados”. En relación a la comunicación que mantienen con las autoridades de la obra social, se refirió al presidente: “Homero Giles no nos atiende”.

También hizo mención al contacto que establecieron con defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino: “Él llamó a una mediación la semana pasada después de tantos mensajes que le mandamos. Nos dijeron que no hay voluntad política de arreglarlo”. Vale destacar que la versión que deslindaron desde IOMA sobre esta reunión donde sus representantes fueron el director de Relaciones Jurídicas, Mauro Pagliuca, y el asesor de presidencia, Federico Lombardo, y por parte del Círculo Médico de Tandil, su presidente Diego Macagno, es que desde mayo a la fecha ofrecieron “cuatro distintas propuestas, una superadora de la otra” y todas fueron rechazadas. En tanto, criticaron al Círculo por “no presentar contrapropuestas alternativas”.

No obstante, el malestar de los afiliados tandilenses se expresa meramente en la falta de compromiso de la obra social para con ellos. “Durante la pandemia IOMA nunca dejó de recibir aportes, cuando la consulta a los médicos bajó muchísimo. En la provincia somos tres millones de afiliados, lo que representa una caja de 15 mil millones de pesos mensuales”, aseveró Hernández. Aunque evidenció su resignación de recurrir a los canales de reclamo oficiales: “Nos dieron a entender que lo único que nos queda es visibilizar nuestra problemática en los medios de comunicación”.

Otra de las voceras autoconvocadas, Graciela Gargiulo, especificó acerca de una reunión que llevaron a cabo entre las parte. “En abril pasado, nos juntamos en el concejo deliberante local con los ediles que integran la comisión de la salud y vino el presidente del Círculo Médico, más el director regional de IOMA Mar del Plata (Santiago González), quien no reconoce nuestra acción porque dice que tenemos que estar afiliadas a algún sindicato”, manifestó. Cabe destacar que la mayoría de las autoconvocadas son jubiladas.

La Justicia es otra de las patas involucradas y en este sentido, relató Gargiulo: “Tenemos un amparo presentado por parte de los afiliados, aunque el juez Zárate dio 60 días de plazo para que se reúnan las partes y no lo hicieron”. Y añadió: “Como la medida cautelar no prosperó, ahora estamos en apelación, pero el proceso judicial puede durar años”.

Por otro lado, cargó contra la mutual bonaerense: “De nuestro sueldo descuentan un 4 por ciento, siendo la cifra mínima 6 mil pesos. Además, en toda la provincia están instalando policonsultorios, lo que sería únicamente el servicio de médicos clínicos, como si fuese una guardia. Esto implica más gastos cuando le podrían pagar a los médicos, quienes ya no quieren seguir trabajando con IOMA porque no les pagan”.

En esta línea, ahondó sobre la propuesta que elaboró la obra social para destrabar el conflicto: “Les ofrecieron el 65 por ciento a traumatólogos y ginecólogos, y desde el Círculo Médico dijeron que la recomposición tenía que ser para todos los profesionales”. Finalmente, contó cuáles son las medidas a seguir: “Ahora le pedimos una reunión a Lorenzino para que nos devuelvan el servicio de las prestaciones o, directamente, que nos reintegren nuestro dinero”.

*Fuente: REALPOLITIK