El diputado nacional e hijo de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, Máximo, dio a conocer su patrimonio del 2020 y alcanza los $400 millones, marcando un crecimiento del 37% respecto al año anterior.

Máximo Kirchner declaró ante la Oficina Anticorrupción (OA) una herencia de Néstor Kirchner de US$ 2.848.072 repartidos en dos plazos fijos en el país y gracias a la diferencia cambiaria, aumentó su patrimonio en $69 millones.

Asimismo, informó que posee 27 propiedades y 2 vehículos valuados en $1.237.500, pero no detalló ni la marca ni el modelo. Gran parte de estas son de la herencia por el fallecimiento de su padre, sin embargo, otras pertenecen a una donación de su madre del 2016, en un intento de evitar embargos por las causas judiciales que enfrenta.

Los bienes mencionados en las declaraciones patrimoniales ante la OA se basan en los datos de las declaraciones impositivas ante la AFIP, y están informados a valor fiscal, que es entre cuatro y cinco veces inferior al valor de mercado. Así lo establece la norma a los fines impositivos, pero en la práctica no permite que se conozca el patrimonio real de un funcionario.

La Ley de Ética Pública establece que los funcionarios nacionales deben presentar una declaración jurada patrimonial anual, que se publica en la web de la OA, para permitir un control sobre la evolución de su patrimonio mientras se desempeñan en el Estado. Con esto se busca detectar un posible enriquecimiento ilícito y prevenir conflictos de interés, en el caso de que tengan participación accionaria en empresas. Además, en un anexo reservado, deben informar sus antecedentes laborales en los últimos tres años en el sector privado.