Lo indignante es que se trata de una movida motorizada en la ideología política de los que fueron afectados, todos de “derecha”.

El “líder” de los que avanzan en este acto de censura es conocido como “Red Bird” (@RedBird_TW).

Pero esto va más allá de un simple grupo de trolls: suena casi a conspiración. De hecho, los que integran la avanzada -todas personas que se mantienen en el anonimato- tienen un grupo que es público en Telegram en el cual van organizando los ataques para bajar cuentas de manera masiva.

Al preguntarle a una persona en Twitter, la cual tenía una cantidad considerable de seguidores por qué le habían bajado la cuenta, nos respondió: “Mirá, me bajaron por tweets viejos del año 2014 totalmente sacados de contexto, inclusive hablando con mis amigos diciendo ‘matate’. Pero se sabe que el sentido no es ese. El sentido es bajarnos por la ideología”.

Y así es, a cualquier cuenta de Twitter que se muestre de “derecha”, estos trolls se unen y denuncian sus tweets de forma masiva; no importa en qué contexto y qué tan viejos sean. Casi siempre logran bajar la cuenta en cuestión. No importa lo que se diga: si uno se muestra “de derecha” van contra uno.

Otras de las cuentas que participa en este “atentado” hacia la libertad de expresión son unos usuario conocidos como: @Anna_KGB, @GorriónRojo5 y@Erinias_tw. Pero hay algo muy raro detrás de esto: cuando estos usuarios quieren bajar una cuenta, antes de hacerlo arroban -entre otros- a un “periodista” español con 200 mil seguidores en Twitter, conocido como @RubenSanchezTWverificada.

Después de esto último, las cuentas logran ser dadas de baja en segundos. Dicho sea de paso, el chat de Telegram es público y se puede encontrar como: Amamarlavoxgolos.

Pero eso no termina acá: profundizando un poco más en la investigación -y no se necesita ser un genio para darse cuenta de tal cosa-, aparece en internet una página llamada “Pájaro rojo”, que pertenece a un tal Juan José Salinas, quien, indagando un poco más, se puede saber que vivió un tiempo en España y, según nos confirman relevantes fuentes de información creó allí un grupo de izquierda el cual fracasó.

Salinas se jacta de tener una colega con un nombre peculiar conocida como “Montserrat Mestre” que según él son “sus ojos y oídos de España”. Pero al ponerse a investigar un poco más no hay registro certero de que esta persona sea real, sólo una página de Linkedin que refiere alguien homónimo pero que se dedica a la gestión laboral. De periodista, nada de nada.

En dicho contexto, aparecen dos post sospechosos creados por Salinas que aseguran que esta mujer se encuentra “desaparecida”, lo cual suena sumamente extraño ya que esto no ha sido publicado en ningún medio. ¿Acaso un periodista desaparecido no es un real escándalo?

No obstante, como se dijo, con esta mujer no se encuentra absolutamente nada, sólo una foto en toda internet y un audio de la supuesta “evaporada” donde ni siquiera presenta un acento español.

Ello lleva a preguntarse: ¿Quién es los “ojos y oídos” españoles de Salinas entonces? ¿Por qué crear una identidad falsa? ¿Será tal vez un conocido referente de izquierda de ese país que no quiere aparecer con su nombre y apellido?

Volviendo a lo central de la cuestión, las acusaciones parecen no ser nuevas: una nota periodística del 21 de febrero de este año, publicada por Ok Diario de España, ya alertaba sobre lo mismo.

“Utilizan la denominada táctica del ‘swarming’, la guerra de guerrillas puesta en práctica por la extrema izquierda que recuerda en todo al denominado caso del #FacuoGate del portavoz de FACUA, Rubén Sánchez. Tanto en el procedimiento como en el estilo los dibujos utilizados o el tipo de subrayado, cuadros y mensajes de celebración absolutamente calcados. De esta forma, el grupo, autodenominado como ‘A mamarla Voxgolos’, se pone de acuerdo para acosar a los que ellos denominan como ‘nazis, fascistas, y machistas’”, de acuerdo a la publicación referida.

Tal el estado de situación a la actualidad. Entretanto se termina esta nota periodística, siguen los ataques de este grupo de “censuradores”. Por eso, habrá más novedades para este boletín…

*Fuente: Periódico Tribuna de Periodistas – Emilia Ferragni


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *