Ayer, unas horas antes de iniciarse la sesión secreta de los concejales en Caleta Olivia, ordenada por el intendente Fernando Cotillo, el portal OPI Santa Cruz adelantó en exclusiva el propósito de aprobar ayer mismo una serie de medidas financieras para la municipalidad… especialmente el presupuesto anual y un aumento sustancial al salario de intendente y funcionarios.

El pasado viernes, se aprobó 3 a 1 por parte de los ediles de Caleta, la orden de Cotillo que previamente bajó a los concejales el Secretario de Hacienda Pablo Martín Guerrero, quien, como ayer también señalamos, justificó ante los oficialistas y la oposición, que el aumento de los salarios se justifica en el hecho de que “Cotillo no puede vivir con 80 lucas”, según sus propias palabras.

La aprobación a libro cerrado que se hizo del proyecto enviado por el Ejecutivo provincial contiene información relevante de cómo y cuántos fondos manera “oficialmente” el intendente de Caleta Olivia, sin que en esta oportunidad abunde en detalle, pero lo más destacado es la contradicción del propio Cotillo entre lo que dice a nivel discursivo y los que hace y ejecuta en la práctica diaria…

Cuando asumió el cargo el 10 de diciembre, se plantó frente a la gente de Caleta Olivia y le manifestó que recibió un municipio en ruinas, fundido, sin fondos; pero se cuidó de mostrar los números reales, abrir la contabilidad municipal y/o dar a conocer una auditoría real y concreta.

Subido al triunfo electoral, la fuerza del aparato político y del gobierno provincial, su primer acto de gobierno fue echar gente de la municipalidad, declarar la emergencia económica, financiera, sanitaria y ambiental y anunciar que no podía pagar el aguinaldo por no tener fondos en las cuentas del municipio.

No pasó más de dos meses que el propio intendente tomó la decisión de proponer un presupuesto municipal de $ 3.109.213.325,72, haciendo un curioso juego de números sin ningún tipo de información que le implique al lector y especialmente a quienes debían aprobarlo, un análisis más detallado del mismo, dibujando un “prespuesto equilibrado”, solo con la presentación de los ítems “Recursos” y “Erogaciones” y dos cifras iguales que se anulan entre sí.

Y en el mismo acto, Cotillo le pidió a los concejales de su ciudad para él y sus 135 cargos políticos, un aumento salarial de más del 80%, lo cual implica para la municipalidad “fundida” una erogación mensual de 7 millones de pesos más que en la actualidad...

De esta manera y a partir de la aprobación de ayer donde Cotillo elevó en 5 veces el aumento de los módulos que rigen su salario, el sueldo del intendente pasó a ser de 160 mil pesos, aproximadamente y en consecuencia los 135 cargos políticos que nombró, incluyendo sus secretarios, pasan a tener un sueldo similar al intendente, por cuanto están enganchados automáticamente con un 95% de lo que percibe éste, siendo la escala de aumentos la siguiente:

  • Secretario/a hasta 95%
  • Subsecretario/a hasta 85%
  • Supervisor/a hasta 75%
  • Asesoría hasta 65%
  • Coordinador/a hasta 65%

Incluyen esto a los actores del Concejo Deliberante, Cuerpo en el cual los aumentos quedaron conformados de la siguiente forma:

  • Secretario/a hasta 90%
  • Asesor/a de Bloque hasta 80%
  • Asesores hasta 70%

¿QUÉ PASÓ FERNANDO?

Un dato no menor a la vista del secretismo y las irregularidades que rodean al presupuesto de Cotillo y sus dos flamante meses de gestión, digamos que el Contador Municipal Carlos Teodoro Santana, quien inició la administración el 10 de diciembre de 2019 y tenía a su cargo la revisión de los trámites antes de que el municipio libere los pagos, luego de algo más de un mes renunció al municipio de Caleta Olivia.

Las razones nunca fueron explicadas, pero las fuentes indicaron a OPI Santa Cruz que el profesional empezó a tener «cortocircuitos» con el intendente Cotillo al inicio de la Emergencia cuando desde Buenos Aires se trajeron varios camiones alquilados, aún siendo que los vehículos estaban en malas condiciones de uso Cotillo ordenaba pagar la renta de los vehículos y el intendente alquiló máquinas viales hasta 7 u 8 veces del valor que se alquilaron en noviembre o diciembre del 2019 y se hizo esa transacción con empresas que actualmente tienen deudas millonarias con el municipio. De acuerdo a las mismas fuentes, el contador Santana recibió la orden de Cotillo de firmar estas transacciones y como se negó a hacerlo, le pidieron que se fuera de la gestión.

SESIÓN SECRETA

La aprobación de todo en la sesión de ayer esto tardó solo cinco minutos, el proyecto fue distribuido a los concejales el día anterior y la sesión “secreta” a espaldas del pueblo. Las fuentes consultadas por el medio citado indicaron que, luego de la publicación de la noticia, hubo enojos, apuros y nerviosismo dentro de los concejales que tenían la orden de aprobar el paquete de medidas enviado por el intendente para lograr el aval sin ningún tipo de cuestionamiento. Los ediles son cuatro, los tres del FPV mandaron en la votación y la oposición quedó reducida a una minoría sin voz en la oportunidad.

El CD de Caleta Olivia se conforma de la siguiente manera:

  • Miguel Troncoso, Presidente del CD (FPV).
  • Juan Carlos Juarez Vicepresidente 1º CD (FPV).
  • Paola Álvarez Vicepresidente 2º CD (FPV).
  • Gabriel Murúa Concejal (UCR).

PROMESAS, APUROS Y PALABRAS DE MÁS

Ayer, luego de conocerse la nota de OPI Santa Cruz, quien más se mostró nervioso y proactivo en la preparatoria fue el Presidente del Cuerpo Miguel Troncoso (FPV), hombre proveniente de las filas petroleras jerárquicas de José Lludgar (Chubut), quien todos estos días hizo un gran esfuerzo por mantener la sesión “silenciada”.

Iniciada la sesión “express” del CD, más allá de los argumentos esgrimidos en contra de esta aprobación inconsulta del Ejecutivo, por parte del concejal Murúa (UCR), el único que tomó la palabra para decir que “no era el momento de aprobar una medida ese tipo”, pero fue Troncoso como Presidente del Cuerpo el que habló defendiendo el proyecto y en el afán “por ser claro”, desnudó una verdad oculta a todos pero de sospecha bien fundada, al dar a entender que Alicia Kirchner había “consensuado” con Fernando Cotillo, la toma de esta decisión de aprobar in límine en el CD, lo escrito en el proyecto. Este sincericidio hizo que se cruzaran varias miradas entre concejales del oficialismo, algunas caras mostraron malestar por la infidencia del concejal y a su discurso lo sucedió el silencio.

Conocida esta decisión, los rumores en Caleta Olivia comenzaron a circular especialmente en medio de los empleados municipales y especialmente en unas 80 personas que son promesas incumplidas por Cotillo de hacer ingresar al municipio, como pago por la colaboración en la campaña.

Esta mañana, debido a la repercusión que tuvo ayer la información sobre el aumento de presupuesto y los sueldos de los funcionarios y para amortiguar lo que Cotillo suponía iba a generar un reclamo con protesta frente a la comuna, llamaron a esas 80 personas las cuales se hicieron presentes en la Municipalidad y a quienes les prometieron la firma de sus contratos en los próximos días. Esta medida “preventiva” se aplicó porque desde la asunción de esta gestión el 10 diciembre, ésta gente ha recibido como respuesta permanente que “todo estaba parado debido a la falta de fondos, dado que el municipio es tierra arrasada”.

Pero Troncoso cometió varias infidencias y “errores” en la comunicación que hizo por cuanto dijo que en el presupuesto estaba contemplada la pauta salarial del personal municipal y fue en ese momento en que un periodista presente le hizo ver que si suben el sueldo a los empleados, volverían a subirse el sueldo los cargos políticos y el presidente del CD apurado por la pregunta y sin respuestas claras dijo: “bueno, bueno, estas son cosas que se consensúan y que se arreglan más arriba. El Intendente arregló esto y nos envió el proyecto”. Claramente Troncoso confesó que entre el gobierno provincial y el Intendente, arreglan los números, toman las decisiones y después les bajan las órdenes a los concejales del FPV para que aprueben los proyectos, sin siquiera cuestionar una coma.

Lo que no dijo Troncoso, entre otras cosas y en perjuicio de los trabajadores municipales y del gremio SOEMCO (Municipales) representados por Julián Carrizo, es que en el presupuesto aprobado ayer no incorporaron la deuda que tienen con sentencia firme, desde el 2011 al 2015 y que corresponde a unos 26 millones de pesos, ítems que ya estaba incorporado en el anteproyecto de presupuesto generado por la administración anterior, en cumplimiento de la ley que indica que debe ser presentado antes del 30 de noviembre de cada año y fue Cotillo quien, al elaborar el Proyecto de presupuesto definitivo, lo quitó de las previsiones, perjudicando al SOEMCO y los trabajadores municipales, sin que hasta el momento el Secretario General Julián Carrizo haya dicho nada.

Así como en el Presupuesto anual del municipio no está contemplada esta deuda con sentencia firme (es decir que Cotillo está decidida a no pagarla), tampoco está contemplado en el proyecto aprobado ayer en el CD de Caleta Olivia el transporte público de pasajeros cuyo monto en aumento salarial es similar al valor de la deuda judicializada, dado que los trabajadores de la UTA hace dos meses que no cobran los sueldos.

A pesar de todo, Alicia y Cotillo vieron coronada la orden impartida al Concejo Deliberante de Caleta Olivia para aprobar, en contra de cualquier opinión adversa y sin ningún análisis previo, los números que ambos poderes ejecutivos decidieron establecer para el presente ejercicio.

*Fuente: Agencia OPI Santa Cruz


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *