El Gobierno nacional les hizo llegar a los gobernadores un tirón de orejas por las demoras en la carga de los datos de los nuevos contagios diario de coronavirus.

En la reunión del Consejo Federal de la Salud (Cofesa) que se realizó este jueves, se mencionó la falta de rigurosidad de algunas provincias, que quedó en evidencia con el aumento exponencial de casos que se registró en el interior en el último mes. En algunas provincias se acumulan casos que son informados varios días después y lo mismo sucede con el reporte de fallecidos.

En el Ejecutivo reconocen que el interior se descontroló y está pagando las consecuencias, pero admiten que aquellos gobernadores que son más prolijos tienen mejores resultados.

Hay dos provincias que por estas horas encienden las alarmas nacionales. Una es Río Negro, que pese a que está decimoquinta en el ránking de población sólo es superada por cinco provincias en el listado de mayores contagios acumulados. La otra es Mendoza, que como explicó La Política Online tiene el sistema de salud al borde del colapso y sin embargo continúa con aperturas y promociona el turismo.

Con Córdoba hubo un cortocircuito por el porcentaje de positividad de los testeos. La secretaria de Salud, Carla Vizzotti, dijo en su informe matutino del miércoles que el 40% de los testeos en Córdoba da positivo. Eso es un indicador de que se testea poco: la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que ese número no supere el 15% para que los gobiernos tengan un parámetro certero del universo de contagiados que hay en sus jurisdicciones.

Por ese motivo salieron rápidamente a desmentirla desde el gobierno de Juan Schiaretti, y dijeron a través del diario La Voz que ese índice de positividad se ubica entre el 10 y el 12 por ciento.

*Fuente: La Política Online


Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *