«Yo no tengo ninguna jubilación de privilegio. Si usted se refiere a la pensión que establece la ley que gozan todos los ex presidentes de la Nación, la tengo y la cobro. Ahora si usted la califica de privilegio, está bien, pero no es así», contestó a un cronista de El Chorrillero al finalizar la inauguración de una sede partidaria durante marzo del año pasado.

Pasaron unos segundos y completó la respuesta: «Todos los ex presidentes de la Argentina la cobran».

Las pensiones vitalicias de los ex presidentes, vicepresidentes y jueces de la Corte Suprema forman parte de un debate pendiente. En el Parlamento esperan tratamiento varios proyectos que proponen la derogación del régimen.

A Adolfo Rodríguez Saá en particular se le cuestiona que accedió a una jubilación especial por haber sido presidente por una semana.

Según publicó el programa Periodismo Para Todos de Canal 13 de Buenos Aires en octubre de 2018, el flamante candidato a gobernador por el Frente Juntos por la Gente cobra $297,087. A esa suma hay que agregarle la dieta como senador de la Nación.