El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) diariamente recibe innumerables pedidos de acceso a la información pública, pero en esta ocasión particular la solicitud se retrasó más de la cuenta. Resulta que el responsable legal de estos requerimientos es Emiliano Montini quien, además, es el abogado personal de la presidenta del organismo, Victoria Donda. Sin embargo, el letrado se eximió de cumplir con la demanda porque es, justamente, información de él.

Así lo manifestó en un comunicado dirigido a su jefa y, también, su defendida: “Cumplo en informar que he tomado conocimiento de que en ambos pedidos, el ciudadano presentante ha requerido información personal de quien suscribe, razón por la cual, en cumplimiento de los principios y normas éticas que regulan el ejercicio de la función pública, como así también los principios emanados de la Ley 27.275, me veo obligado a excusarme de intervenir en dichos trámites, ello a los fines de asegurar su eficaz desarrollo y pronta contestación”.

De esta manera, prosiguió: “En razón de lo manifestado, sepa vuestra máxima autoridad que la prosecución de dichos expedientes quedará a cargo del otro agente responsable de acceso a la información pública de este instituto, agente Nicolás Benjamín Juárez”.

Paradójicamente, quien ingresó a su cargo de funcionario público por cercanía a Victoria Donda, se ampara alegando “principios y normas éticas”. La doble vara de la moral, a la orden del día.

*Fuente: REALPOLITIK


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *