Gracias a una orden de la Casa Blanca para regularizar la situación de Del Río, Texas, el gobierno estadounidense inició el proceso de deportación de decenas de miles de inmigrantes haitianos que buscan asilo.

Unos 15 mil haitianos se encontraban acampando en la frontera con México, impidiendo el paso de los inmigrantes mexicanos, por lo que se tomó la decisión. Un gran número de personas están siendo monitoreadas y reubicadas por el personal de orden y seguridad para devolver a los migrantes a su país.

Decenas de miles de personas serán expulsadas del país en tiempo récord, lo que podría ser uno de los más grandes movimientos migratorios de la historia de Estados Unidos.

Según la información proporcionada por el Departamento de Seguridad Nacional, acampaban bajo un puente en la frontera sur de Estados Unidos unos 14.800 migrantes, principalmente haitianos, una crisis humanitaria que el gobierno primero negó y ahora está incomodando a Joe Biden.

Campamento de haitianos en la frontera entre México y Estados Unidos.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad señaló que los migrantes están en una zona controlada por las autoridades de aduanas y fronteras, donde se desplegaron 400 efectivos adicionales para contener la crisis y “mejorar el control del área”.

Asimismo, será añadido “transporte adicional para acelerar el ritmo de vuelos e incrementar la capacidad” de traslado “hacia Haití y otros destinos en las próximas 72 horas”. Además, Biden habilitó a la Policía Fronteriza a cazar a los haitianos con caballos y látigos, una práctica común para atrapar inmigrantes mexicanos hasta 2010 cuando Obama la prohibió.

Haitianos siendo “cazados” a caballo por la Policía Fronteriza.

Para realizar esto, Biden se apoya en el Título 42 de la política migratoria de Donald Trump, que permite restringir la entrada de extranjeros por vía terrestre por motivos sanitarios.

Respecto a esto, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, señaló que “las expulsiones sumarias y masivas de personas que se están llevando a cabo actualmente bajo el Título 42, sin detectar las necesidades de protección, son incompatibles con el derecho internacional“.

AJ+ on Twitter: “Border Patrol agents on horseback were seen using whips and horses to block the path of incoming asylum seekers during one of the busiest immigration seasons in decades. pic.twitter.com/kuooFgnBD8 / Twitter”

Border Patrol agents on horseback were seen using whips and horses to block the path of incoming asylum seekers during one of the busiest immigration seasons in decades. pic.twitter.com/kuooFgnBD8

También criticó las “condiciones deplorables” que pasan los haitianos en la frontera con México, tras las imágenes del campamento precario bajo el puente y la cacería de inmigrantes a caballo.

Algunos haitianos ya fueron devueltos a su país sin haber dio informados, lo que causó incidentes tras la sorpresiva llegada a Puerto Príncipe. “No nos dijeron lo que estaban haciendo. Dijeron nuestros nombres y dijeron que nos llevarían a otro lugar. No sabíamos que íbamos a regresar a Haití.”, dijo Sonia Piard entre lágrimas al diario The Washington Post..

Los haitianos deportados trataban de volver a subir al avión al llegar a Puerto Príncipe,

El accionar del presidente resulta curioso ya que durante su campaña en 2020 calificó a Trump de racista y xenófobo por sus políticas migratorias estrictas, pero ahora demuestra ser muy selectivo con la procedencia de los inmigrantes, ya que permite la entrada de miles de mexicanos y de personas de Medio Oriente, pero expulsa a quienes llegan de Cuba, Haití, Nicaragua, Honduras y El Salvador.