La distopía en la que viven los burócratas argentinos roza la esquizofrenia ideológica. Desde el inicio de la cuarentena cerraron 90 mil locales, el 45% de los argentinos son pobres pero ya hay otro 20% que está al borde de serlo, el 42,1% de los niños que van a comedores presentan signos de malnutrición y la inflación acumulada este último año es del 45% (por mencionar algunos datos).

Mientras tanto, Diputados y Senadores se aumentaron un 40% su salario. La suba es 11 puntos por encima de la pauta salarial oficial, que estaba anclada en la previsión de una inflación del 29% para 2021. Si bien la firma es de Cristina Kirchner y Sergio Massa, la iniciativa fue apoyada por TODOS los legisladores.

En ese contexto, la diputada del Frente de Todos, Fernanda Vallejos, se quejó en Twitter por el salario que percibe: “Los diputados argentinos tenemos el salario más bajo (mucho más) de toda la región. Casi que da vergüenza. Los de Juntos por el Cambio no están por esa plata. ¡Por favor! Ellos son todos ricos. Están porque capturando el Estado garantizan los verdaderos negocios del poder económico, al que responden”.

“Gano menos que eso y no necesito más, siempre viví de mi salario. Pero sí, que un CEO de cualquier empresa que no tiene más responsabilidad que satisfacer el afán de lucro de un privado, aún a costas del pueblo, gane más que un representante de la voluntad popular, como país, da vergüenza”, afirmó después la diputada.