Diosdado Cabello, uno de los referentes del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, se refirió en su programa televisivo, Con el mazo dando, al caso de la joven venezolana que fue drogada y violada por su jefe en la Argentina, y lanzó una advertencia al gobierno de Alberto Fernández.

«Hay una denuncia que aprovecho para hacerla. Una muchacha venezolana, migrante en Argentina, de dieciocho años de edad, fue a una entrevista de trabajo y fue drogada y violada en su primer día de trabajo por el dueño de la empresa», empezó el dirigente chavista.

Y siguió: «Ella logró avisar a su mamá, a su familia. Agarraron al tipo en flagrancia y lo pusieron en libertad porque no tiene antecedentes. Sí, la jueza que lleva el caso tiene antecedentes como cómplice de agresiones misóginas. Ya lo hizo antes con el caso del femicidio de Marianela Rago (…)».

«Ojalá que el gobierno argentino y la justicia argentina puedan cumplir con el rol que les corresponde, que no se lo impidan los tratados con el Fondo Monetario Internacional», concluyó Cabello.

No es la primera vez que el segundo de Maduro dispara contra la Casa Rosada. Por ejemplo, en diciembre, dijo que Alberto Fernández era una persona «tibia», y criticó que Milagro Sala siga encarcelada tras un año de gobierno kirchnerista.

El caso

El hecho denunciado se registró el sábado cerca de las 14, cuando la denunciante fue citada para realizar una entrevista laboral que había coordinado días antes por la red social Facebook. Aparentemente, el acusado le pidió cenar el viernes para así «poder hablar sobre el trabajo», propuesta que fue rechazada por la joven, quien finalmente arregló presentarse el sábado por la mañana en un local de la calle Paso.

Según el relato de la víctima, durante la jornada de trabajo, el acusado, identificado por la Policía como Irineo Humberto Garzón Martínez, le ofreció varias veces «un vaso de gaseosa o de jugo» que finalmente aceptó cerca del mediodía. Tras beber un vaso de agua comenzó a sentirse mareada, por lo que le envió un mensaje a su hermana explicándole la situación, de acuerdo con lo publicado por la agencia de noticias Télam.

«Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada», expresó en el mensaje que le envió a través de WhatsApp y agregó la dirección en dónde se encontraba. Tiempo después la Policía ingresó al local, encontró a la joven en el fondo del comercio y el acusado estaba vistiéndola y poniéndole los pantalones.

*Fuente: Periodismo y Punto


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *