El aberrante hecho tubo lugar el sábado en la localidad de Fontana, provincia del Chaco. En el material expuesto se puede ver la violencia de la Policía de esa provincia hacia una comunidad quom.

«La agarraron del cabello a mi hija y la arrastraron y entre seis policías agarraron a mi hija y a mí. El oficial Antonio Fernández me pegó con la 9 milímetros en el rostro», relató la señora que vive en la casa donde entró la policía. «Después entraron a agarrar a mi sobrino y le pegaron contra la pared. Ahora está todo desfigurado. Y después agarraron a mi hijo, que no estaba en ese momento en la casa, venía de la casa de su papá”, agregó.

“A los chicos los molieron a palos. Y a las chicas es irreparable lo que le hicieron, todavía no se animan a contar, solo lloran y tiemblan”, cuenta Daniel Rolón, integrante del Comité Provisorio Indígena por la pandemia.

El testimonio de una de las mujeres abusadas es estremecedor, cuenta lo que los policías decían: «Ya les tiramos alcohol, ¿ahora quién las prende fuego?». La mujer comentó que además la golpearon, «eran como cinco, todos hombres», agregó.

Según informó Chacho día por día, los efectivos policiales pertenecen a la comisaría Tercera. El hecho ocurre durante la madrugada en el Barrio Banderas Argentinas de la localidad de Fontana. Sin orden de allanamiento y mediante golpes, detuvieron y trasladaron a cuatro personas (dos mujeres y dos varones) y agredieron a otra mujer que estaba en la vivienda, tirando balazos con posta de goma y de plomo. Los familiares denunciaron que todos los detenidos fueron lastimados por personal policial, quienes con impunidad y crueldad los trasladaron hacia la comisaría donde efectuaron torturas y tormentos de todo tipo.


SISCRIBITE A DATA24.COM.AR

Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *