Números que preocupan en materia económica: la deuda pública aumentó más de USD 40.000 millones durante el Gobierno de Alberto Fernández. En noviembre de 2021, tuvo un incremento nominal de USD 5.168 millones y ascendió a un total de USD 353.514 millones. 

Los datos corresponden a la Secretaría de Finanzas, actualizados al 30 de noviembre pasado. La suba se da, entre otros motivos, por más demanda y colocaciones de bonos en pesos y adelantos transitorios del Banco Central a la Tesorería para cubrir el abultado bache fiscal, más allá de las partidas extraordinarias vinculadas con la irrupción de la crisis sanitaria. 

El 15 de diciembre pasado, el primer ministro de Finanzas de Cambiemos, Alfonso Prat Gay, había tuiteado al respecto. “Datos oficiales actualizados hoy: USD 5.168 millones aumentó la deuda neta AF en noviembre. 5 mil palos en un solo mes. USD 40.215 millones en dos años. USD 20.108 millones por año. Ritmo inigualable. Avísenle a Máximo quién es el goloso. Y no engañen más!!”, escribió en la red social. 

Cuatro días antes de esa fecha, y sobre los números de octubre, el economista había destacado que el ritmo de toma de deuda de Fernández era mucho más alto que el Macri, incluso más alto que el de Cristina Fernández

Dijo que el actual Presidente “subió la deuda USD 35.047 millones en 23 meses, a un ritmo de USD 18.285 millones por año. Es más rápido que los USD 16.000 millones por año de CFK y mucho más rápido que los USD 12.000 millones x año de MM”

De acuerdo al informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso, en noviembre se realizaron tres licitaciones de mercado por $479.410 millones. Se suscribieron en pesos títulos públicos en pesos por $391.075 millones y bonos denominados en dólares (USD linked) por $37.875 millones. 

Se trató de valores muy superiores a los vencimientos del período, y se fundamentó en la aceleración del gasto en la previa de las elecciones legislativas. 

Según detalla el sitio Infobae, el Gobierno busca llegar (según el Presupuesto 2022) mediante títulos públicos en pesos a los $1.200.000 millones (versus los $700.000 de este año) en línea con bajar el financiamiento vía asistencia del Banco Central, una de las exigencias del FMI