La Universidad Católica Argentina (UCA) publicó “Crisis del empleo, pobreza de ingreso y privaciones sociales estructurales 2010-2021” en donde se informa que la pobreza alcanza a un 43,8% de la población total del país, es decir, hay 18,4 millones de argentinos que son pobres. Comparado con el 2020 (44,7%), la pobreza se redujo un 0,9%, aún así, sigue siendo más alta que en el 2019.

El porcentaje de 43,8% es, en realidad, la suma de dos categorías, según el informe de la UCA. Por un lado, está la pobreza con un 35% que corresponde a trabajadores cuyos ingresos cubren la Canasta Básica Alimentaria de acuerdo al INDEC, pero no logran cubrir otros gastos como vivienda, salud, educación, entre otras cosas.

Por otra parte, está la indigencia, que es de un 8,8%, el cual se trata de personas que no pueden satisfacer necesidades básicas de vivienda, alimentos, salud y educación.

Según la investigación de la UCA, en el periodo 2020-2021, se registró una leve caída de la indigencia que pasó de 9,8% al 8,8%, en tanto que la pobreza pasó de 34,9 a 35 puntos en el último año. Si bien la indigencia se redujo a un 8,8%, sigue siendo más alta comparada al registro del 2019 que había alcanzado un 8,4%, lo que denota que aumentó y superó la marca de hace dos años.

El informe de la UCA sostiene que hubo una caída de la clase media hacia la pobreza. Y para entender el deterioro que tuvo la clase media, hace falta medir la capacidad de ahorro. Por ejemplo: hace diez años un 13,9% de los trabajadores podía hacerlo de acuerdo a sus ingresos; hoy esa cifra bajó a un 8,4%.