En Chicago el cierre de la semana volvió a teñirse de rojo, con las siguientes variaciones:

  • Soja: – US$ 3,2 a US$ 305,2
  • Maíz: – US$ 1,2 a US$ 124,5
  • Trigo: – US$ 6,2 a US$ 194,8

Las compras de China no alcanzan para cambiar el sentimiento negativo que pesa sobre el mercado de granos por el desplome del petróleo. El USDA informó ventas de norteamérica por más de 600 mil toneladas esta semana, pero del otro lado hay expectativa de una gran campaña que ya se está sembrando en Estados Unidos.

Además, se suma la presión por el ingreso de la cosecha brasilera, en donde hay precios récord por la devaluación del real. «El avance de la cosecha sudamericana suma presión adicional a las cotizaciones», destacó Fyo. Además, las condiciones climáticas se mantienen favorable en el midwest estadounidense.

En tanto, los futuros de trigo finalizaron con importantes pérdidas por ventas masivas de los fondos de inversión que buscan resguardo en activos menos riesgosos ante los temores por el coronavirus.

La Bolsa de Comercio de Rosario infomó que por soja, el valor de compra por la mercadería con entrega inmediata cayó a U$S 200 (pagaban hasta US$ 210). Por su parte, el precio ofrecido por el maíz con entrega contractual se ubicó en U$S 118 (hasta US$ 120).

La propuesta de compra por trigo Diciembre se deslizó a U$S 162. En tanto, el trigo disponible se ofreció a US$ 195 con descarga. En el Matba Rofex también hubo bajas generalizadas. El trigo diciembre cayó US$ 0,5 a US$ 168.

Por otro lado, la soja mayo cayó US$ 2,5 a US$ 212 y el maíz julio cayó US$ 0,9 a US$ 119.

¿Qué pasó esta semana?

Ricardo Passero, Director de Commodities INTL FC Stone Argentina, explica en diálogo con Agrofy News que el petróleo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) llegó esta semana a cotizarse de U$S 18 por barril a un precio negativo. Además, el Brent alcanzó el valor más bajo de los últimos 18 años.

«No hay, literalmente, sitio para almacenar el petróleo, a lo que se han sumado las reservas ya almacenadas y las perspectivas siguen siendo que la demanda potencialmente siga cayendo, en un escenario con casi la mitad de la población mundial en aislamiento social», destaca el especialista.

Passero comenta que los países de la alianza OPEP acordaron, semanas atrás, un recorte de 9,7 millones de barriles diarios (mbd) a partir del 1 de mayo para estabilizar los precios en el mercado de petróleo y revertir así la caída causada por la crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19.

«La destrucción diaria en materia de demanda se calcula supera los 20 millones de barriles diarios. El consumo pasó de 100 millones de barriles diarios a 80 millones, y la baja puede ser aún mayor», grafica y comenta que en Estados Unidos, en lo que va del año, el precio de la gasolina ya ha caído casi un 30% mientras que el diésel lo ha hecho en torno a un 20%.

Ricardo Passero

Lo que sucede es que en 1.989 sólo 8,15 millones de toneladas de la cosecha norteamericana de maíz se utilizaban para la producción de etanol, en el año 2018 llegaron a ser más de 142 millones, fueron 136,6 en 2019, y las estimaciones para el 2020 hablan hasta acá de cerca de 128,27 millones, una caída que supera los ocho millones de toneladas.

La cosecha de maíz en los Estados Unidos alcanzó en la campaña 2018/19 los 347,78 millones de toneladas, en un área sembrada que se ubicó en 36,3 millones de hectáreas, con rendimientos que superaron los 105 quintales por hectáreas: «Recordemos que fue una campaña caracterizada por diversas cuestiones climáticas, con desbordes de ríos por lluvias y deshielos».

Ahora, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) estimó la siembra de maíz en su informe trimestral de marzo en 39,25 millones de hectáreas, lo que a priori nos hace pensar en una campaña con producción creciente y, claro está, con mayores niveles de inventarios finales frente a la caída de la demanda para la producción de etanol.

El área para soja se estimó en 33,79 millones de hectáreas, frente a los 30,8 de la campaña pasada.

El ratio soja noviembre/ maíz diciembre en el CBOT se encontraba el lunes en niveles de 2,34, lo que favorece al área de soja: «Esa relación a fines de febrero de este año estaba en niveles de 2,24», explica Passero.

El reporte de siembra de maíz en Estados Unidos, publicado esta semana mostró un avance de siembra del 7% para maíz a la vez que los pronósticos de clima lucen altamente favorables para continuar las labores de campo, limitando factores de riesgo para el mercado.

«La sobreoferta de petróleo refleja la importante destrucción en demanda que el confinamiento está causando a nivel mundial, ejerciendo una importante presión bajista sobre el maíz, para lo cual es necesaria una importante reactivación de la economía y la demanda por combustibles, algo que tomara aún más tiempo», concluye Passero.

*Fuente: Agrofy News


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *