Las autoridades le recomendaron al intendente de General Deheza, Franco Morra, que retrocediera de Fase por los casos de COVID-19. Sin embargo, el burócrata se les «plantó» al Centro de Operaciones de Emergencias (COE), considerando que las recomendaciones del organismo no eran «oportunas».

«La recomendación del COE que nos llega, es que, dando los números fríos que evidentemente se dan por la información que nosotros mismos brindamos al hisopar, es que se retrocediera de Fase. Cuestión que nosotros evaluamos con los sanitaristas y los médicos de la ciudad, hoy tuvimos la visita de Ricardo Álvarez, que pertenece al COE Central Córdoba, y acordamos que más allá de las recomendaciones descritas en el día de ayer por las autoridades de COE enviadas a la intendencia, era prudente aún esperar para continuar evaluando y monitoreando la ciudad», expresó el intendente.

Con un sensato criterio, Morra planteó que debe haber «un equilibrio entre lo sanitario, lo económico y lo emocional». En esa línea, el abogado prosiguió diciendo: «no es fácil transitar esta pandemia, pero el desafío es pensarlo en escala. No es lo mismo 50 casos en una comunidad de 1.500 habitantes que en una comunidad de 16.000 habitantes como es en nuestra ciudad».

Los periodistas de El Doce TV interrogaron si el intendente teme algún tipo de represalia por parte del Gobierno. Frente a la pregunta, Morra responde: «No, porque en ningún momento ha sido un acto de rebeldía. Además de estar formado en Derecho, yo soy muy respetuoso de las Instituciones».


Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *