La semana pasada, en el marco de una reunión con intendentes cordobeses oficialistas en el CCK, Alberto Fernández declaró que que la provincia era “territorio hostil” y agregó que “hacen falta muchos cordobeses y muchas cordobesas como ustedes para que Córdoba de una vez por todas se integre al país; para que Córdoba de una vez y para siempre sea parte de la Argentina y no esta necesidad de siempre parecer algo distinto”.

Las declaraciones del jefe de Estado generaron indignación, y sobre todo, memes referidos a “La República de Córdoba”. Sin embargo, el sentimiento que más llamó la atención es el de la vergüenza de los propios: Ahora, los candidatos kirchneristas reparten boletas sin el rostro de Alberto Fernández, y solo se promocionan usando la imagen de la vicepresidente, Cristina Kirchner.

“Soy de Villa María, el candidato (a diputado) del Frente de Todos es Martín Gil. Que se quemó por las declaraciones de Alberto. Hoy, la ciudad amaneció tapizada con esta foto”, señaló una fuente a Data24.com.ar.