Tan pronto fue anunciada la intención de llevar a debate el análisis de la medida para el próximo año, estallaron los diferentes sectores políticos a favor y en contra.

En este contexto, el Gobierno nacional, a través del presidente Alberto Fernández, firmó este lunes el Consenso Fiscal 2022 junto a los distintos gobernadores del país. De esta manera, se fijará el régimen impositivo para el año entrante, además, desde la Casa Rosada hay intenciones de ingresar en el debate al “impuesto a la herencia”.

Así lo confirmó este domingo una funcionaria del Ministerio del Interior y dio por hecho que desde la Casa Rosada buscarán relanzar el gravamen. Asimismo, lanzó fuertes críticas al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por imponerse al Consenso Fiscal 2022.


“Venimos trabajando con las provincias hace dos o tres meses, cada provincia nos hizo una devolución. La única jurisdicción que no va a firmar es la Ciudad (de Buenos Aires), que no hizo ninguna devolución de la propuesta” declaró Batakis, y señaló: “En esa propuesta surge la idea de analizar el año que viene el impuesto a la transmisión gratuita de bienes, coloquialmente ‘la herencia’, que está en todos los países desarrollados”.


El Impuesto alcanzará el enriquecimiento que se obtenga en virtud de toda transmisión a título gratuito, incluyendo Las herencias, los legados, las donaciones y los anticipos de herencia. Así, también, Cualquier otra transmisión que implique un enriquecimiento patrimonial a título gratuito.


Al respecto, cabe dejar en claro que el compromiso asumido por las provincias es para debatir este impuesto en el ámbito legislativo de cada jurisdicción. Son las legislaturas provinciales el ámbito en donde deberá discutirse eventualmente la introducción de este nuevo impuesto. En otras palabras, no quiere decir que por el solo hecho de haber firmado el Consenso una ley vaya a ser sancionada en cada jurisdicción firmante. Tampoco quiere decir que aquella jurisdicción que no haya suscripto el Consenso no pueda remitir a su propia legislatura un proyecto de ley introduciendo precisamente este tipo de impuestos, ya que es una potestad propia de cada jurisdicción provincial independientemente de la firma o no del Consenso Fiscal.


Plantado el debate en la sociedad, varios lados políticos se mostraron a favor de la propuesta alegando que no corresponde a ninguna actividad del contribuyente ya que se trata de una renta “no ganada” por lo que no es parte de su esfuerzo, siendo sinónimo de equidad.


Por otro lado, varias voces se levantaron en contra de esta iniciativa, sosteniendo, en base al antecedente de Provincia de Buenos Aires (i.e.: jurisdicción que ya tiene este impuesto vigente desde hace 10 años) que resulta confiscatorio, inconstitucional además de resultar de difícil gestión y recaudación.