A poco más de 20 días para las elecciones generales, la ansiedad se transforma en una sensación incontenible para las distintas cabezas políticas del Frente de Todos. Las intenciones de dar vuelta al electorado, que castigó en las anteriores PASO, llevan a los Gobiernos a realizar desde sus poltronas, insólitas maniobras relacionadas al clientelismo.

Ocurre que, durante esta semana, indignantes fotos se viralizaron en La Pampa, a raíz de la decisión “off the record” tomada por el Gobierno de esa provincia, comandado por Sergio Ziliotto: resolvieron subsidiar a los deudores del servicio de gas, entregando montos que van desde los $5 mil a $10 mil pesos.

En las imágenes puede verse cómo los vecinos de la ciudad capitalina se organizan en fila, fuera del Ministerio de Desarrollo Social, yendo a cobrar el subsidio. El titular de la cartera, Diego Álvarez, argumentó a La Nación que la idea es “atender las necesidades de la gente porque se busca salvar la situación para que no se quede sin gas”.

Incluso, desde el entorno del Gobernador dijeron que lo sucedido se trata de algo “espontáneo” que se usó “como solución rápida”. Además, “desconocen” las razones de estos episodios y aseguraron que “nunca había pasado algo similar”. Argumentaron que “la ayuda” está destinada a “personas de más bajos recursos” y que para recibir el subsidio solo hace falta “demostrar que te cortaron el gas”.

Quien registró el acto de clientelismo del gobierno de Ziliotto es el periodista Gastón Lang, quien entrevistado por Eduardo Feinmann, comentó como se desarrolló el episodio. Explicó que una fuente le contó que en esa dependencia del Ministerio de Desarrollo Social son habituales esas prestaciones: “Van personas con facturas impagas, arman una especie de expediente, y el Gobierno les cancela la deuda o les deposita plata en un CBU para que cancele la deuda”.

Además, agregó una medida reciente opera en esa sede: “Si necesitas algún calefactor, algún termotanque o heladera, o alguna otra cosa, vas ahí y lo pedís, arman otro expediente y dan la posibilidad de ayudarte desde el Gobierno”.

El periodista pempeano piensa que la situación se da a “partir del boca en boca, a partir de una cadena, cuyo primer eslabón son punteros políticos oficialistas”. Arman un circuito donde la gente muy pobre le dice al puntero que le van a cortar la luz. Entonces el puntero lo lleva y arma un circuito de recolección de gente y los deja en la cola”.

Lang detalló que, “si bien esto ocurre siempre” lo que sorprendió fueron las interminables filas, de entre 4 a 5 cuadras, de vecinos que fueron a cobrar el dinero del Estado, las cuales tuvieron lugar los días martes, miércoles, jueves y viernes de esta semana.

Con atino, el citado periodista aclaró que el Gobierno no comunicó de manera oficial que se haría ese tipo de maniobra. Por eso, tal cual como se explica más arriba, insiste con la teoría de que el hecho se difundió de boca en boca. Vale agregar que ningún medio provincial informó de lo sucedido.

Los resultados electorales arrojados por las PASO incomodaron al peronismo provincial, que gobierna la provincia desde 1983. Por ello, en un total estado de desesperación, éstas son las jugadas de Ziliotto y compañía.