Eh hecho ocurrió en Comodoro Rivadavia, el cargamento era para el Hospital Regional de esa ciudad. La denuncia fue realizada el pasado viernes 4 de junio. La responsable del cargamento era la empresa Ocasa, fue allanada por orden judicial. Sin embargo, la jueza a cargo del caso, Mariel Suárez, aseguró que hasta el momento no implican responsabilidad alguna de la empresa pero que «podría tratarse de algún acto irregular de un empleado. Que hayamos allanado no quiere decir que la empresa sea responsable».

«Se allanó a la empresa porque es la que tiene a cargo la distribución del medicamento que el hospital nunca recibió estos remedios. Cotejaron los listados con los envíos que recibieron y ahí descubrieron el faltante y denunciaron ante el Ministerio Público Fiscal», señaló la magistrada.

Mariel Suárez

En cuanto al procedimiento, realizado por la Brigada de Investigaciones, Súarez declaró que «suponíamos que no íbamos a encontrar las dosis aunque puntualmente lo que buscamos con el allanamiento era información que nos lleve a esclarecer las circunstancias por las cuales las dosis no llegaron al hospital Regional. Todo lo que estaba alojado en las computadoras y en los teléfonos de los empleados puede sernos útiles para conocer las circunstancias».

La jueza a cargo no descartó que pudiera darse algún tipo de relación con el robo de una sustancia opiácea que también sufrió el hospital Regional en marzo pasado. «Ambos medicamentos pueden tener destino en el mercado negro de estupefacientes. Hay que dilucidar qué fue lo que pasó. Un faltante tiene un sentido y un porqué, muchos delitos están atravesados por el consumo ilegal, sin receta».