En la Casa Rosada ya no se oculta su malestar con Axel Kicillof. «Habla mucho y hace poco», aseguran sobre el gobernador al que critican por algunas fallas en la administración de la cuarentena.

Este «tirón de orejas» que recibió el mandatario provincial se base en dos cuestiones centrales: la falta de controles en los accesos a los trenes y colectivos y las declaraciones «apocalípticas» de algunos de sus funcionarios.

El primer cuestionamiento se basa en la «pasividad» de Kicillof para evitar la circulación de personas no autorizadas a utilizar el transporte público. En el Gobierno nacional dicen que los controles debieron endurecerse un mes atrás y que aún no se dispusieron las medidas necesarias para vigilar el transporte. Un recorrido de Telenoche por el tren San Martín muestra la manera en la que viaja la gente: nulos controles y falta de distancia social.

Por otra parte, algunos funcionarios del Gobierno nacional criticaron a Kicillof por las declaraciones «apocalípticas» de algunos de sus funcionarios bonaerenses.

El martes el jefe de Gabinete bonaerense Carlos Bianco advirtió que de «no achatar» la curva de contagios en los próximos 30 o 45 días se puede «complicar» el sistema sanitario de esta región.

Estas declaraciones se sumaron a las de el jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense Enio García que había dicho que en un mes «podrían terminarse las camas de terapia intensiva». En el Ejecutivo nacional entienden que estas frases solo generan aún más temor en la sociedad y exaspera a los sectores medios de la sociedad.


SUSCRIBITE A DATA24.COM.AR

Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *