Tras la confirmación del embarazo de Fabiola, la ensayista Beatriz Sarlo habló respecto a la manera de hacer pública la noticia en diálogo con TN. “En todos los lugares del mundo eso se comunica, pero no con personajes tan secundarios y desvaídos como la primera dama, a la cual nunca le escuché la voz”, señaló.

Asimismo, indicó que “otras primeras damas dan discursos porque llevan comida a niños que las necesitan o porque inauguran un jardín, a esta primera dama, menos que muda la he visto”

En línea con esto, agregó: “Todo está así. Celebramos o nos importa el embarazo de una estrella de tercer rango del espectáculo, así que: ¿cómo no nos va a importar que Fernández va a estar preocupado por lo menos una semana antes del parto?”.

Según la ensayista, la noticia no cambiará la imagen del Presidente para la sociedad. Opinó que “se va a consumir muy rápido”, ya qué entre un 30% y un 40% de la población “está muerta de hambre” y tiene otras prioridades. “A esa gente, esto le importa nada. Dirá: ‘Ojalá a mi hijo le tocara un décimo de lo que le va a tocar al chico que le va a nacer a esta señora’”, manifestó.

Fotos de Fabiola publicadas en agosto, tras el escándalo por su fiesta de cumpleaños, que iniciaron los rumores de embarazo.

A pesar de esto, aseguró que es probable que cuando se aproxime el parto y la panza sea más notoria, la gente empiece a ablandarse y enternecerse. “Eso sucede, aunque no me imagino que suceda en otros países, como Alemania”, agregó.

Además, Sarlo consideró que, como estamos en un país donde nacen muchos chicos que mueren, Alberto debería moderar las cuestiones y decirle al periodismo: “No vamos a mostrar el nacimiento ni fotos de las primeras horas, y tampoco vamos a adelantar el nombre o el sexo”. En este sentido, le hizo un pedido al mandatario: “Bajá la noticia, Fernández. No seas descerebrado”. 

La escritora justificó su postura apelando a que Alberto debería “practicar una mirada de solidaridad con el país que está gobernando”. Y, tras decir que Fernández no ha dado muestras de ese sentimiento de solidaridad, ratificó: “La política, para mí, debería ser el silencio. Que el próximo niño o niña Fernández-Yáñez nazca en silencio”.