El temor por un peligroso pervertido suelto atraviesa a la localidad de Ensenada. En horas de la mañana, Micaela Romano se trasladaba junto a sus hijos a la casa de una amiga en dicha localidad, en un remis de la agencia COPARE. Se trataba de un Volkswagen que había enviado la compañía luego de un llamado telefónico conducido por un chofer morocho, con barba de dos días, de 30 a 35 años de edad.

El viaje transcurrió sin novedades, pero el horror se desató al llegar al destino. Al bajar a sus hijos, Micaela notó que el chofer había sacado su miembro del pantalón y se estaba masturbando. Horrorizada, cerró la puerta del vehículo y corrió al interior de la casa de su amiga, tomando la precaución de anotar la patente del auto.

El chofer, en una actitud que evidencia el extremo de su perversión y peligrosidad, se alejó lentamente, luego dio la vuelta a la manzana y volvió a pasar por la casa de la amiga de Micaela, quien inmediatamente llamó al 911 y a su ex pareja para que se acerque a la remisería a pedir los datos del pervertido.

El ex concubino de Micaela, llamado Guillermo Barrera, se acercó a la remisería, contó lo ocurrido y pidió el nombre y el apellido del chofer. Pero en el local, lejos de mostrarse consternados con el episodio, decidieron no brindarle los datos y cubrir al peligroso sujeto. Luego de una acalorada discusión, Barrera terminó detenido en la Comisaría Primera de Ensenada.

La agencia COPARE pertenece a Pablo Azcarate, y tiene numerosas quejas de vecinos de Ensenada por el lamentable estado de sus vehículos. En efecto, su amistad con el intendente Mario Secco sería la única razón por la que mantiene un permiso municipal para funcionar. El nombre Azcarate es conocido en la zona, dado que uno de los titulares de la agencia de remises es el propio Pablo Azcarate, de estrecha amistad con Mario y Nicolás Secco. La agencia estaría utilizando estos contactos para proteger al peligroso pervertido que acecha a las mujeres de la ciudad.

*Fuente: REALPOLITIK