*Por: Valery Romanov

Luego de los mensajes condenatorios por los países de la región, 16 países emitieron una declaración conjunta en la que rechazaron las elecciones realizadas en Venezuela (organizadas por el chavismo y desconocidas por la oposición), con la intención de volver a controlar el Poder Legislativo, tras haber perdido el control hace 5 años ante Guaidó. Más tarde, Uruguay se sumo a la declaración, añadiendo que la votación no tuvo “principios democráticos ni garantías de transparencia”.

Los países pertenecientes al Grupo Lima, indicaron que los comicios: “organizados por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, carecen de legalidad y legitimidad porque fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad y transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas políticas, ni de observación internacional”.

Los comicios contaron con menos del 20% de participación del padrón electoral, según los reportes brindados por la oposición. No obstante, el régimen aseguró que la participación llego al 35%. Numerosos centros de votación del país se vieron completamente vacíos gran parte de la jornada. Además, durante el fraude de las elecciones para la Asamblea Constituyente se introdujeron un millón de votos en las urnas para mitigar otra abstención mayoritaria.

Data24 pudo confirmar que en distintos puntos del país (Caracas, Bolívar, Apure, Lara, Falcon, entre otras localidades), los vecinos denunciaron la presencia de “puntos rojos” (son pequeñas carpas donde funcionarios chavistas registran a los votantes a través del “carnet de la patria”), en las cercanías del más del 70% de los centros electorales, según la organización Súmate.

La semana pasada, Diosdado Cabello amenazó a los ciudadanos venezolanos con dejar de entregar comida a quien no votase. Los mecanismos de extorsión social utilizados por el presidente ilegítimo Maduro influyen en la entrega, no sólo de alimentos, sino también de nafta racionada y en los bonos de dinero (Súmate registró que el 15% de los centros de votación entregaron bolsas de alimentos a quienes se presentaron a votar durante el día de ayer).

“La verdad no se puede ocultar, solo hacen fraude los que temen al pueblo. Los que queremos el cambio somos una amplia mayoría, por eso no se atreven a convocar unas elecciones libres. Los resultados estaban preparados desde hace días”, reclamó Juan Guaidó.

Cabe recordar que en 2004, sólo el 25% de los votantes acudieron a las urnas. En ese entonces, muchos ciudadanos venezolanos denunciaron ante la prensa extranjera que colectivos chavistas no les dejaban salir de sus domicilios, que no se encontraban inscriptos en el padrón, muchos habían recibido amenazas de golpiza e incluso muerte si acudían a los centros de votación. No sería una sorpresa, si el régimen dictatorial de Nicolás Maduro decidió retomar “viejas” metodologías.

Cómo olvidar la famosa Operación Remate, puesta en marcha por el propio Maduro y que conto con la ayuda y participación del Consejo Nacional Electoral, que prorrogó el cierre de los colegios por supuesta presencia de votantes cuando habían permanecido en soledad todo el día. En las presidenciales de 2012 el chavismo logró introducir un millón de votos con su Operación Remate, y otros 800.000 en 2013. Mientras que en 2016, se especula se “invento” un 6% del total de los que apoyaron al “presidente del pueblo”.

La región es testigo como hace más de una década el chavismo se maneja con mentiras y engaños, la administración de Maduro continua usurpando las funciones públicas. Hoy se necesitan más acciones y menos promesas en cuanto a Venezuela. El momento de recuperar la democracia en el país vecino es ahora o nunca.

Lo cierto es que Maduro ya no busca el reconocimiento de sus enemigos, internos y externos. Busca validarse con sus propios aliados, y ciertamente, lo logra. Divide a sus enemigos y se vuelve más fuerte entre sus aliados.

– Especial para Data24.com.ar –


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *