“Es la primera vez en la historia de los gobiernos democráticos de la ciudad de Quilmes que se denuncia a un periodista por publicar una información”, aseguró Roberto Carrigall. Según contó el periodista, tiene un conflicto legal por la publicación de un informe que aseguraba que se habrían perdido cuarenta vacunas Sputnik-V por una interrupción de la cadena de frío. “Me llega la información fidedigna, de fuentes muy confiables para mí, sobre la situación que se estaba viviendo en el hospital Eduardo Holler, de Solano”, comentó.

“A partir de eso, hago un informe, ni siquiera una denuncia, donde dice lo que estaba ocurriendo, casi como una advertencia para el gobierno comunal, para que se ponga a investigar qué pasa”, agregó. A su vez, remarcó: “Por la ruptura de la cadena de frío se habrían perdido cuarenta vacunas Sputnik, las rusas”.

Este escrito generó una reacción de parte del municipio. “Esto causó mucho malestar en el gobierno de la intendenta, Mayra Mendoza, e inmediatamente no salieron sólo a desmentir, que está bien, sino también a agraviar y amenazar con que la noticia es falsa, me trataron de mercenario, fake news y todo lo que tenga que ver con esta posibilidad de no incriminar al gobierno municipal, que en ningún momento fue mi intención incriminarlo”, explicó Carrigall.

Además, el periodista contó que, antes de la publicación del informe, se comunicó “dos veces” con la secretaría de Salud, pero “fue imposible”. “Decidí publicarlo con el claro y único objetivo de que hagan la investigación”, explicó. En cuanto a la denuncia, afirmó que “no sólo no me informaron, no la hicieron pública tampoco, hasta en algún momento me puedo permitir dudar si la presentaron o no”. “En el caso de que sí lo hayan hecho, me parece bárbaro, es un elemento judicial, me voy a presentar ante el Juzgado Federal para ponerme a disposición de la Justicia”, agregó.

LA COMUNICACIÓN ENTRE PERIODISTAS Y MUNICIPIO

Roberto Carrigall contó también cómo es la relación entre los trabajadores de prensa y el ejecutivo, que según denunció “es un gobierno que no comunica”, a excepción de “algunos medios nacionales como Crónica o C5N, después la prensa local está muy falta de información”. Incluso, denunció que a esta situación se suma que “es imposible que algún funcionario salga a hacer algún tipo de declaración”.

“Con los funcionarios que uno tiene algún tipo de acercamiento profesional me dicen: ‘Disculpen, pero no podemos salir al aire, tenemos prohibido, los únicos que hablan son el secretario de Comunicación de Medios y Relaciones con la Comunidad, el doctor Alberto De Fazio; la intendenta Mayra Mendoza, que es muy difícil; y el secretario de Salud, Jonathan Confino; que también es muy difícil’«.

Roberto Carrigall

“Los medios y periodistas de Quilmes estamos pasando un momento como nunca pasamos, realmente muy difícil”, concluyó.

*Fuente: REALPOLITIK – Lucas Álvarez Acebal


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *