A través de la Decisión Administrativa 894/2021, publicada en el Boletín Oficial el 7 de septiembre, la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), órgano de control de obras sociales y prepagas, recibió una “contribución de la Administración Central para financiar gastos corrientes”.

El gesto político es una promesa realizada por el mandatario a la CGT. Las prestadoras de salud sindicales recibirán un aproximado de $11.400 millones luego de haberle presentado su estructura de costos.