El 27 de mayo pasado, Alberto Fernández visitó la planta industrial de Toyota, ubicada en la localidad de Zárate, acompañado del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kiciloff.

El Presidente observó atentamente las instalaciones de la terminal, luego de la reanudación de las actividades por parte de la marca japonesa, que volvió a funcionar.

En ese contexto, el jefe de Estado sostuvo: «Yo, a pesar de que todos tienen una historia de Toyota, quiero decir que tengo una ventaja: soy consumidor de Toyota, yo uso Toyota, mi auto es un Toyota. Así que soy un cliente que valora mucho la marca».

Curioso comentario, ya que Fernández debe más de 43 mil pesos en concepto de patente de su automóvil, el que ilustra esta misma nota.

A continuación, el detalle de la deuda:

*Fuente: Periódico Tribuna de Periodistas – Alexis Montefiore


Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *