La titular del organismo estatal, Mercedes Marcó del Pont, comunicó a la Justicia que AFIP desistió en seguir acusando a los “empresarios” kirchneristas Fabián de Sousa y Cristóbal López. La gestión de la citada dispuso el reintegro o el ascenso de determinados funcionarios y técnicos del organismo, y el apartamiento o castigo de otros, de acuerdo a su afiliación partidaria o su actuación funcional y sus declaraciones en tribunales durante los últimos años.

La información constituye una investigación publicada en La Nación (Cabot y Alconada Mon). Allí se detallan, una por una, las maniobras políticas llevadas adelante por Marcó del Pont.

Desde el organismo sostienen, sin embargo, que las decisiones adoptadas durante los últimos años no apuntan a beneficiar a la actual vicepresidenta, Lázaro Báez, Cristóbal López o Ricardo Echegaray, entre otros, sino a “ordenar” y “corregir” decisiones adoptadas durante el gobierno de Mauricio Macri, al que le endilgan “hostigamiento” y “lawfare administrativo”.