Mientras el Gobierno argentino intenta acercar posiciones con el Fondo Monetario Internacional por la deuda por 44.000 millones de dólares, llegó una dura advertencia desde el organismo conducido por Kristalina Georgieva para todos los países emergentes, horas después de que Estados Unidos decidiera subir su tasa de interés. 

“Las economías emergentes deberían prepararse para posibles episodios de turbulencia económica”, explicaron desde el FMI a través de un comunicado, horas después de que la Reserva Federal (FED) aumentara las tasas de interés en Estados Unidos

Según el FMI“los aumentos más rápidos de las tasas de la FED podrían sacudir los mercados financieros y endurecer las condiciones financieras a nivel mundial. Estos desarrollos podrían venir con una desaceleración de la demanda y el comercio de Estados Unidos. Y pueden conducir a salidas de capital y depreciación de la moneda en los mercados emergentes”

A través de una publicación en un blog perteneicente al organismo multilateral de crédito, advirtieron que “esos mercados, con alta deuda pública y privada, exposiciones cambiarias y saldos de cuenta corriente más bajos, ya registraron movimientos de sus monedas en relación con el dólar”

El Fondo dijo que los mercados emergentes con presiones inflacionarias más fuertes o instituciones más débiles deberían actuar rápidamente para permitir que las monedas se deprecien y aumentar las tasas de interés de referencia. Por ese motivo, instó a los bancos centrales a comunicar de manera clara y consistente sus planes para endurecer la política monetaria, y dijo que los países con altos niveles de deuda denominada en monedas extranjeras deberían buscar cubrir sus exposiciones cuando sea factible. 

La semana pasada, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) subió las tasas de interés de referencia.  Así, se estableció, en primer lugar, un aumento de 2 puntos porcentuales de la tasa de interés de la Leliq a 28 días de plazo, pasando de 38% a 40% anual. En la misma línea, el BCRA avanzó en la creación de una nueva LELIQ a 180 días de plazo, cuya tasa se fija en 44% anual.