El presidente Alberto Fernández se refirió hoy a la situación de los derechos humanos en Venezuela tras las denuncias contra el régimen de Nicolás Maduro y afirmó que ese «problema poco a poco fue desapareciendo». Estas declaraciones causaron gran malestar en ese país.

Distintos representantes de la oposición venezolana, la directora ejecutiva del Casla Institute, Tamara Suju; y Elisa Trotta Gamus, enviada de la Asamblea Nacional de Venezuela en la Argentina designada por el presidente encargado Juan Guaidó, manifestaron su repudio a las declaraciones del jefe de Estado argentino.

Una de las primeras en alzar su voz en Twitter fue la política opositora venezolana María Corina Machado. «El cinismo del Señor Fernández es una confesión. Es una crueldad. Y una obscena mentira», manifestó en su cuenta en la red social, según publicó Infoabe.

En la misma sintonía, Delsa Solórzano, presidenta del Partido Encuentro Ciudadano y defensora de los derechos humanos, expresó: «Señor Alberto Fernández, en Venezuela se violan todos los DDHH al mismo tiempo. Por ello quien usurpa el Poder en mi país y sus cómplices hoy están siendo investigados en la Corte Penal Internacional. Son criminales de lesa humanidad. ¡Qué vergüenza!».

El jefe de Estado recordó su apoyo al informe elaborado por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre violaciones a los derechos humanos y ejecuciones extrajudiciales, al tiempo que indicó que esos problemas comenzaron a resolverse.

«Muchos de izquierda me criticaron porque apoyé el informe de Bachelet cuando marcó acciones del gobierno venezolano que atentaban contra los derechos humanos, pero también trabajé para ayudar a Bachelet a que encare en Venezuela una oficina permanente que haga un seguimiento sobre el funcionamiento de los derechos humanos», señaló Fernández.

En declaraciones radiales, el Presidente agregó: «Y ese problema poco a poco en Venezuela fue desapareciendo. Hay un camino para resolver los problemas que no pasa por meterse en los países ni de forma armada ni con bloqueos».