La nutrida movilización se realizó este martes por la tarde en la ciudad del norte provincial donde se encuentran las oficinas centrales de la compañía agroexportadora. La concentración fue respaldada por el intendente Dionisio Scarpin.

“No estamos de acuerdo en expropiar la propiedad privada. El país se ha desarrollado en base a empresas como Vicentin, y es nuestro recurso humano que ha hecho grande a la región, y nosotros tenemos que defenderlo más allá que podamos opinar igual o no en algunas cuestiones. Nosotros tenemos una sociedad diferente gracias a cientos de personas que todos los días contribuyen para que sea así, y Vicentin tiene una parte importante en esta historia», expresó.

La marcha se realizó desde las 18:00 con un abrazo simbólico, embanderando la sede central de la agroexportadora. Luego comenzó una movilización que incluyó bocinazos y gritos de “no a la expropiación”.

Por su parte, los integrantes de la Sociedad Rural de Reconquista, en un comunicado de prensa, expresaron: “No vinieron por Vicentin, no vinieron para proteger la producción. Vinieron por nosotros, vinieron por la democracia. Hoy nuestra bandera a media asta simboliza la tristeza ante el entierro de los valores republicanos. Hemos advertido sobre el uso del odio, y lamentablemente tuvimos razón. No juzgamos conductas empresariales, para ellos está la justicia. Desde el punto de vista ético juzgamos lo ilícito del accionar de un Poder que se atribuye la suma del poder público. Una Nación que respete su Constitución Nacional es una República. Avasallar la constitución es nuestra desintegración como Nación”.

Había bocinazos, banderas argentinas y expresiones contra los anuncios nacionales.

El malestar de la población fue evidente en Avellaneda y Reconquista. El designado subinterventor de Vicentin, Luciano Zarich, se presentó esta tarde en el juzgado Civil y Comercial de Reconquista, donde ante su titular, el Dr. Fabián Lorenzini, notificaron formalmente de la intervención y le entregaron una copia certificada por la Escribanía General de la Nación.

Terminado ese breve trámite, la delegación se desplazó hacia las oficinas centrales de Vicentín en Avellaneda, donde no pudieron ingresar porque el edificio estaba bajo llave. El abogado de Vicentín había ordenado al personal desalojar las oficinas y dejar todo bajo cerrado. El poco personal y algunos herederos que permanecían en la vereda fueron testigos de la llegada de la delegación oficial rodeada de policías. A ReconquistaHOY dijeron que escucharon un agravio, que alguien expresó: «¡Abran delincuentes!»; y que «recibió puteadas de respuesta»; y que la otra reacción de integrantes de la delegación estatal fue hacerse unas «selfies con el edificio de fondo», lo que algunos tomaron como una provocación; y se retiraron.


SUSCRIBITE A DATA24.COM.AR

Por Rafael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *