No se trata ya de defender los intereses de sus dueños, uno de los cuales es Cristóbal López, otrora testaferro del kirchnerismo y mafioso de alta laya. Ciertamente, hay pocos dueños de medios que superen el filtro de la honestidad.

Sin embargo, nadie se atreve a lo que se atreve C5N. Ya no es cuestión de informar de manera sesgada, sino de mentir, clara y sencillamente. Como cuando se dio por ganador a Daniel Scioli por sobre Mauricio Macri, en las elecciones generales de 2015.

A ello debe agregarse la extorsión lisa y llana a través de la pantalla del mismo canal y las operaciones de prensa basadas en dudosas -o nulas- fuentes de información. Es que, sin pudor, C5N es capaz de mostrar los correos electrónicos privados de un político de la oposición. O sus conversaciones de Whatsapp, desconociendo que ello es un delito penal.

En pos de defender a los Kirchner, ese canal tapa todos los chanchullos, incluso los evidentes, como los bolsos de José López. De la misma manera, sobregira la información contra los opositores al régimen K. De una gota, saben hacer un mar.

¿O acaso se acabó de un día para otro el problema del dólar, el riesgo país, el desempleo y la pobreza? Realmente son unos verdaderos caraduras. No sólo Cristóbal, sino también los periodistas que trabajan para él. Complicidad que le dicen.

Ahora, como si fuera poco todo lo antedicho, apareció el componente antisemita, de la mano de uno de los cronistas más oscuros que tiene ese canal: Tomás Méndez, quien ya fue expuesto en su Córdoba natal por sus berretas operaciones mediáticas, muchas de las cuales fueron registradas en puntuales cámaras ocultas.

Este personaje -para ser benevolente- aseguró que se puso a “investigar” los orígenes del coronavirus y que ello le permitió concluir que fue creado por los israelíes junto a empresarios de Estados Unidos y Europa. “Aquellos ricos que nacieron en Israel son los dueños de tu vida”, dijo al respecto.

Amén de que la información es falsa, provocó una ola de repudios de diversa índole, no solo por parte de la colectividad judía, sino también por referentes del periodismo y los Derechos Humanos.

Resta saber qué hará C5N respecto de la figura de Méndez. ¿Lo sostendrá a pesar de todo? ¿Lo despedirá? ¿Lo suspenderá al menos?

Todo indica que nada ocurrirá con este irresponsable, porque nada jamás sucede con los periodistas que “patinan” en ese canal. Los pifies parecen la regla, jamás la excepción.

Por lo pronto, desde este mismo portal, vaya el repudio más elocuente contra esa runfla de delincuentes. Por este hecho y por todo lo demás a lo que nos tienen acostumbrados… y lo que vendrá.

*Fuente: Periódico Tribuna de Periodistas – Christian Sanz


Por Rafael Garduño

Jefe de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *