Docentes del nivel secundario de dicha localidad de la provincia norteña solicitaron el año pasado al comisionado municipal, Javier González, la instalación de un tanque y la construcción de una red de agua para abastecer a la biblioteca de la escuela, que no cuenta con el agua necesaria en los baños, y que es un recurso necesario para poder dictar clases presenciales.

Tras la espera de un año y sin respuestas del jefe municipal, trasladaron el pedido a otro municipio que les facilitó el tanque solicitado. De esta manera, los docentes realizaron la instalación de cañerías con sus propias manos.

Javier González, comisionado municipal acusado.

Mientras los profesores trabajaban para solucionar el problema del establecimiento, los vecinos denunciaron que, a pesar de la escasez de agua en el pueblo, el comisionado González se habría asegurado de proveer agua al campo de su familia para mantenerlo bien regado, incluso circularon videos donde se puede ver una elaborada red de agua lanzando enormes caudales de líquido para inundar lo que serían sus tierras.

Asimismo, los vecinos mailinenses denuncian que tanto los empleados municipales, como los vehículos entregados a la comisión municipal, serían utilizados para trabajar en el campo de la familia del funcionario.

Este no es el único caso de desatención por parte del gobierno santiagueño, en la localidad de Monte Quemado los vecinos vienen reclamando desde febrero la falta de médicos. Tras protestas, el Ministerio de Salud había prometido solucionar el problema pero aún siguen sin hacerlo.