Tras días de silencio oficial, Santiago Cafiero fue el primero en romperlo y admitir la veracidad de la foto de los festejos que se viralizó. En una entrevista radial declaró: “Se cometió un error, no debería haber pasado, estuvo mal”.

“También vale aclarar que en ese momento Olivos funcionaba como el centro de operaciones de la pandemia. Mucha gente entraba y salía, había reuniones con ministros, sectores y expertos epidemiólogos. Y en una ocasión hubo un evento social que no debería haber ocurrido. No hay mucho más para agregar”, expresó el funcionario quitándole importancia.

Asimismo, acusó a la oposición de hacer un uso político del hecho y remarcó la difusión de la polémica imagen en plena campaña electoral. “Me parece necesario aclarar cómo aflora el oportunismo político. Cómo algunos que se opusieron a todas las medidas de cuidado ahora dan lecciones de moral”, sostuvo.

“Ahora buscan discutir una foto porque es evidente que no pueden explicar su pasado ni ofrecer un futuro. Buscan desviar la atención y están tratando de hacer especulaciones electorales”, agregó.

Para Cafierito, el único fin que tiene la oposición hablando de este tema es el de “generar escándalos”, pero dijo que ellos son distintos, reconocen sus errores y no van a distraerse de los temas que realmente importan. “Estos no son los temas que le importan a la gente”, expresó.

Como si haber estado todo el año pasado encerrados, muchos sin poder trabajar, fundiéndose sus negocios, sin poder despedir a los seres queridos que fallecían, ni acompañarlos en sus últimos días, o celebrar cumpleaños, como sí hicieron ellos, no fuera un tema que le importara a la gente.

Por su parte, la oposición ya anunció que presentará un pedido de juicio político contra Alberto Fernández.